Fernando Poyo le compró un celular a un chico que había sido asaltado en las cercanías de la Embajada de Venezuela

El gesto de un argentino con un joven venezolano que se convirtió en tendencia

Eduardo, un chico venezolano que trabaja para Glovo, pasaba por la embajada de Venezuela con su bolso de delivery. Al verlo, un grupo de manifestantes a favor de Nicolás Maduro le arrebató su celular.

Tras el robo, viendo la desazón que invadía al joven, Fernando Poyo, una de las tantas personas que presenció el episodio, decidió darle una mano.   ¿Qué hizo? Se acercó a él y, además de contenerlo, le compró un nuevo celular para que pueda seguir trabajando y estudiando con normalidad. Mirá el testimonio.

Compartir

Comentarios