Final para el infarto, era de Obras hasta que Bolívar reaccionó y lo mandó al tie-break. El Celeste cerró mejor y se llevó su liga N° 8 para ser el que más títulos sumó.

La octava maravilla

Será recordada como una emocionante final. La tuvo Obras, la dio vuelta Bolívar tras ir 0-2. Al final fue del Celeste por 3-2 (20-25, 19-25, 25-23, 25-13 y 18-16) en el República de Venezuela. Así, los bonaerenses ganaron su octava Liga Argentina (seis con Javier Weber como DT), para desempardar con UPCN, que se quedó con siete. Es un gran año para Las Águilas que, además, ganaron la 1ª Copa Libertadores de la historia.   Ese miedo escénico que sufrió Obras en el primer partido de la serie, 0-3 el 12 de abril en este estadio, no lo padeció en el arranque de anoche. De entrada, con cuatro bloqueos, el visitante ya ganaba 8-3, diferencia clave que Bolívar, si bien pudo achicar a uno, no logró dar vuelta, sobre todo por la cantidad de errores que cometió (11 a 6). Así el primero se quedó del lado sanjuanino.   Crer le pega ante el brasileño Carneiro. (Prensa Bolívar Vóley)   El Obrero sacó pico y pala para adelantarse 4-1 en el segundo, pero con una de sus mejores armas, el saque, Bolívar lo emparejó. Sin embargo, le faltaba en ataque. “¡Estamos paralizados!”, trataba de levantar Javier Weber a su tropa en el 14-16. Del otro lado, en cambio, se sentían los golpes de la zurda caliente del cubano escobar, que la metía hasta de posiciones incómodas. Obras, otra vez aprovechando los errores del local (11 a 5), pasó de un 20-18 a 24-18 antes de cerrarlo.   El Venezuela, a tope.   El tercero fue para el infarto... de los hinchas locales. Si bien resultó el más parejo, Obras se puso 21-18 y lo llevaba para ganarlo. Pero Ocampo (goleador del Celeste en el chico con 6 tantos) más Hierrezuelo (con su saque) lo dieron vuelta. En ese momento el Obrero empezó a perder el partido.   Un festejo de Obras en la final. (Prensa Bolívar)   El brasileño Madaloz, que había entrado por el cubano Escobar en Bolívar, se quedó en cancha para el 4°, parcial que dominó Bolívar ante un golpeado Obras para mandarlo al tie-break.   En el tie-break empezaron como si nada hubiese ocurrido. Aunque Obras, como era la tendencia, largó mejor (3-0). Pero Bolívar se acercó y, en un error de ataque de Herrera, lo empató en 13. En la pelota siguiente, con un bloqueo, el histórico Pablo Crer lo dejó match ball. La definición fue de ajedrez, pelota a pelota, minuto a minuto, hasta que un saque de Crer obligó a una defectuosa recepción de Quiroga, y Loser, que llegó este año con Martínez desde Ciudad, lo cerró con un bloqueo.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios