San Lorenzo no jugó bien y perdió contra un Junior muy pobre. Igualmente, se clasificó a octavos de final porque Melgar perdió (4-0) con Palmeiras, al que el Ciclón debería ganarle para ser primero del grupo.

Adentro pese al tropiezo

El paso de San Lorenzo por Barranquilla no fue nada positivo. Sin algunos de los titulares pero con la mayoría de la base del equipo que suele disputar los partidos desde el inicio, el Ciclón cayó por la mínima diferencia ante un Junior súper deslucido que no había podido convertir ni siquiera un gol en lo que va de la competencia. 

A pesar de que un punto le aseguraba la clasificación a los octavos de final, San Lorenzo salió a buscar el triunfo desde el inicio. Pero el tempranero gol de Rangel, a los 13' de la primera mitad, lo descolocó, y desde entonces le costó encontrar su juego. Ojo, tuvo algunas situaciones como para alcanzar el empate, sin embargo no estuvo fino en lo que respecta a la definición y terminó perdiendo la posibilidad se meterse en la fase siguiente ahí mismo, en el césped del Metropolitano Roberto Meléndez.


Reniero tuvo la que probablemente haya sido la situación más clara de los de Almirón en el partido, un remate con destino de gol que Narváez sacó a un metro de la línea con el arquero ya vencido. Fuera de eso lo del Ciclón fue bastante flojo, sobre todo lo que se vio antes de que ingresara Barrios, el futbolista más desequilibrante que tuvo el equipo.

La derrota no es una complicación para San Lorenzo pero sí una advertencia de cara a lo que viene. Este jueves zafó porque Palmeiras, en Perú, goleó 4-0 a Melgar. Ya está adentro: primer objetivo. Eso sí, para acabar en la cima del grupo deberá ahora vencer a los paulistas. Y en Brasil...

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios