El remisero señalado como el autor de los escritos que dieron origen a una de las causas judiciales más resonantes de las últimas décadas, reafirmó su postura

Oscar Centeno está orgulloso de escribir hasta el final de la era kirchnerista

Oscar Centeno, el arrepentido remisero que escribió los cuadernos que dieron origen a la causa que investiga coimas en la obra pública, sostuvo que hubo un grupo organizado para “desvalijar las arcas del país desde el cargo que ejercían como funcionarios de la Nación”, en el manuscrito que entregó a la Justicia en el marco de ese caso.

“Quiero decir, señor juez, que me siento orgulloso de haber enfrentado el riesgo de seguir escribiendo hasta el final de la gestión kirchnerista”, afirmó el ex chofer del detenido ex funcionario Roberto Baratta en un tramo de las diez páginas escritas a mano que hizo llegar al juzgado federal de Claudio Bonadio.   El contenido de la misiva fue revelado por el diario La Nación, luego que el defensor de Centeno, Gustavo Kollman, la recibió y la entregó en los tribunales federales de Retiro a Bonadio y el fiscal del caso Carlos Stornelli. Centeno es imputado colaborador en la causa y permanece alojado en un lugar reservado bajo el programa de protección que depende del Ministerio de Justicia de la Nación.     “Organizaron un grupo para desvalijar las arcas del país, aprovechando y usando el cargo que ejercían como funcionarios de la Nación, para delinquir lo más que pudieron. Ahora, por todo lo que leí y veo a veces en las noticias, me doy cuenta de la magnitud de los hechos”, escribió Centeno.   El remisero anotó durante años en cuadernos los recorridos que hacía junto a Baratta y otros entonces funcionarios del ex Ministerio de Planificación Federal a cargo del también detenido ex ministro Julio De Vido. En las anotaciones dejó constancia del circuito de recaudación de dinero ilegal que según la acusación entregaban empresarios vinculados a la obra pública en el kirchnerismo.   Centeno aludió en el nuevo escrito a “la causa de corrupción más grande de los últimos tiempos junto con las diversas pruebas que fueron corroboradas e investigadas en esta causa”.   “En mi declaración oficial digo que Rodríguez era el contacto para ir a Olivos, lo rectifico por Gutiérrez. También se comunicaba con Tatú, no se si es la misma persona. Por ejemplo, el 22/04/2010 a las 20.15, yendo el licenciado Baratta a su departamento, recibe un llamado de Tatú para comunicarlo con el Dr. Kirchner, el cual le pregunta cuánto había recolectado. Este le dice en clave: ‘De parte de Pescarmona, 173 litros de EE.UU., de transporte, 650 litros de EE.UU y de Atucha, 165 litros de Europa’”, agregó Centeno, quien está procesado como supuesto miembro de la asociación ilícita en la causa a cargo de Bonadio y sobre la cual el fiscal Stornelli prepara el requerimiento de elevación a juicio oral.   La fiscal León se suma a la causa de los cuadernos   El procurador general de la Nación interino, Eduardo Casal, dispuso que la fiscal general Fabiana León se sume al equipo de fiscales que colabora con Carlos Stornelli en la denominada causa de los cuadernos.   Casal emitió una resolución a través de la cual designó a la titular de la Fiscalía Nº 5 ante los Tribunales Orales en lo Criminal Federal “para colaborar como representante de este Ministerio Público Fiscal, junto con los demás intervinientes en la causa”.   “A fin de asegurar un eficiente y adecuado desempeño de las funciones del Ministerio Público Fiscal, corresponde adoptar aquellas medidas tendientes a posibilitar un mejor aprovechamiento de los recursos humanos disponibles y favorecer así la defensa de los intereses por los que el organismo debe velar”, sostuvo.   La designación se produjo tras un pedido formulado por el fiscal ante la Cámara Federal porteña, Germán Moldes, al propio procurador Casal. Cabe destacar que Stornelli le requirió a Moldes que formalizara el pedido de colaboración después de que su nombre apareció asociado a una denuncia por extorsión, por la que fue imputado y declarado en rebeldía tras negarse a prestar declaración indagatoria. En la causa de los cuadernos, junto a Stornelli, trabaja Carlos Rívolo y colabora también el fiscal Gabriel Pérez Barberá.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios