Tras un polémico gol de Pablo Pérez, el Rojo comenzó ganando, pero Batallini lo igualó luego de una llamativa jugada con Campaña

Argentinos le empató a un apático Independiente, le ganó en el global y lo eliminó.

En un partido tenso, friccionado, discutido, bravísimo, en el que los roces que venían de la ida comenzaron a los 52 segundos y se dieron en cada acción de juego, Independiente fue rápidamente eliminado de la Copa de la Superliga por un durísimo Argentinos. Y al final, se escucharon silbidos en el Libertadores de América.

Es que de este manera, el Rojo pierde una de las vías que le quedaban hacia la Libertadores 2020 y sus hinchas se fueron disgustados. El equipo de Holan nunca pudo superar a un férreo rival, que sin Alexis Mac Allister y Hauche (suspendidos) salió a presionar, a cortar y a luchar, sin meterse atrás.   A un Independiente incómodo le costó generar peligro y llegó al 1-0 que le daba la clasificación por un gol que debió ser anulado (el de Pablo Pérez). La cuestión es que al ratito nomás, con Burdisso afuera de la cancha por un corte en la cabeza, el Bicho aprovechó un córner bajo y un gran remate de Batallini para el 1-1 final (la ida, fue 3-2 para los de La Paternal).   El final, esos ocho minutos de descuento, fueron un aporte más dramático a todo lo que se vivió antes, llenó de tensión y adrenalina, sin tanta claridad, y con una enorme atajada de Chaves (ante un cabezazo de Burdisso) que pudo ser el gol de la clasificación para Independiente.   Pero no lo fue y entonces llegaron los silbidos, algo inusual en el ciclo Holan. Ahora, el Rojo le queda la Sudamericana para cerrar un flojo semestre. Y además del torneo internacional, tiene la Copa Argentina como esperanza para acceder a la Copa del año que viene.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios