Templos de diferentes partes del país fueron víctimas del vandalismo anticristiano. Se investiga la causa del incendio de la iglesia de Saint-Sulpice en marzo.

Una docena de iglesias fueron profanadas en las últimas semanas

Alrededor de doce iglesias fueron blanco de ataques y profanaciones en Francia en los últimos días, según informó el medio internacional ABC.

Si bien la policía y la jerarquía católica no hablan al respecto, templos de diferentes partes del país fueron víctimas del vandalismo anticristiano.   En la iglesia Notre-Dame des Enfants (Nuestra Señora de los Niños), ubicada en Nimes, cerca de la frontera con España, desconocidos pintaron una cruz con excrementos humanos, saquearon el altar mayor y el sagrario y robaron las hostias, que fueron descubiertas más tarde entre la basura.     En el este del país, el altar mayor de la iglesia de Notre-Dame en Dijon fue saqueado, y las hostias fueron extraídas del tabernáculo, esparcidas por el suelo y pisoteadas.   En Lavaur, en el departamento meridional del Tarn, unos jóvenes en estado de ebriedad ingresaron a la iglesia del pueblo y doblaron el brazo de una representación de Cristo crucificado para mostrar un gesto obsceno.   Asimismo, en la periferia de París, en el departamento de Yvelines, varias iglesias han sufrido degradaciones de diversa importancia, en Maisons-Laffitte, en Houilles.   Si bien estas acciones no demuestran tener un origen religioso particular ni están “firmadas” por algún grupo, denotan un carácter anticristiano y antirreligioso. En ese contexto, la Conferencia episcopal se ha limitado a subrayar esa amenaza anticristiana, esperando que la autoridad política y policial haga su trabajo.   Además, se investiga si el incendio ocurrido el pasado 17 de marzo en la iglesia de Saint-Sulpice, emblemático monumento nacional y escena de la película “El código Da Vinci”, habría sido intencional.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios