En el marco de la elaboración de los anuncios que realizará el presidente Mauricio Macri, los celos internos motivaron los corrillos que daban como alejado al ministro de Producción y Trabajo

A pesar de los rumores de renuncia, Sica se queda en su cargo

Mientras el gobierno continúa avanzando en acuerdos que permitan incentivar el consumo, rechazando en lo formal ‘el congelamiento de precios’ pero que en los hechos incluiría un refuerzo a los Precios Cuidados, el ministro encargado de llevar adelante las negociaciones, Dante Sica, quedó envuelto en un reguero de versiones que apuntaban a su supuesta salida del gabinete -a causa de tensiones internas- que finalmente fueron rechazadas por la Casa Rosada.

Sica desde su asunción en Producción y Trabajo en junio pasado avanzó en distintas áreas relegando a funcionarios de segundas y terceras líneas de su antecesor en la cartera laboral Jorge Triaca y en otras oficinas, como los delegados normalizadores de algunos sindicatos, lo que ha generado sorpresa por su rápida construcción de poder. Incluso el secretario de Trabajo, Lucas Aparicio, que llegó a su cargo también por sugerencia de Guillermo Dietrich (Transporte), mantiene un cuidado perfil bajo.   No obstante, Sica se ha rodeado con personal de su confianza e incluso el ex jefe de gabinete duhaldista, Alfredo Atasanoff, le oficia de ‘puente’ en el vínculo con algunos sindicatos.     Lo cierto es que las versiones de una inminente renuncia del funcionario surgieron el martes por la tarde tras al fracaso en la sesión del Senado que intentaba debatir en comisión el mentado blanqueo laboral, el único apartado de la reforma laboral enviada por el Ejecutivo en 2017 que intenta prosperar en el Congreso. Esa tarde tanto el ministro como la cúpula de la CGT se ausentaron en la cámara alta para tratar la condonación de todas las deudas de seguridad social por capital, intereses, multas y punitorios a las empresas que decidan registrar a sus empleados.   Un día antes el funcionario había reunido a varios jefes gremiales para la inauguración de una nueva ronda de Diálogo Social, esta vez bajo el paraguas de la OIT, y horas después de haber oficializado la devolución de unos $13 mil millones que se adeudaban a las obras sociales sindicales.   Las versiones se centraban en un supuesto distanciamiento con Marcos Peña y Nicolás Dujovne (Hacienda) por haberle girado fondos a los gremios sin tener ‘cerrado’ el acuerdo por el blanqueo laboral. Tampoco cayó bien en la mesa chica del Ejecutivo que desde Producción hayan catalogado como ‘congelamiento de precios’ una de las medidas encaradas para incentivar el consumo que, junto a los créditos Anses y ampliación del Ahora 12 para electrodomésticos de línea blanca, serían anunciados o bien la semana próxima o tras Semana Santa por el propio Mauricio Macri.   De hecho, Peña dijo ayer que Producción ‘no se habla de control de precios sino de acuerdos voluntarios con empresas para generar precios de referencia para el consumidor, en eso consiste Precios Cuidados’ al tiempo que el ministro Rogelio Frigerio aseguró que ‘no vamos a ir a congelamiento de precios ni a ninguna de las medidas que claramente han fracasado en el pasado. Sí vamos a arbitrar todas las medidas posibles, todo lo que esté a nuestro alcance, para que este camino tan difícil pueda ser sobrellevado de la mejor manera posible’.   Una histórica fuente macrista consultada opinó que Sica ‘ha tenido problemas de gestión: fue muy generoso en sus propuestas y con la restricción fiscal que tiene se chocó con la realidad. Y el dinero de las obras sociales fue en bonos y salir a buscar financiamiento no es tan sencillo. Lo del blanqueo cayó mal porque fue una ingenuidad en un año electoral pensar que los senadores iban a votar el proyecto así nomás’.   Con la negociada ampliación en unos 40 productos del programa Precios Cuidados la polémica, en el fondo, parecería una cuestión semántica. El gobierno quiere evitar las quejas de los supermercadistas. Pero en lugar de un control de precios a la vieja usanza, se utilizaría el plan ideado en el kirchnerismo que fija precios de productos durante un período de tiempo y con un alcance acotado siempre ‘acordados’ con las cadenas de comercialización.   Con todo, las versiones de renuncia del funcionario fueron rápidamente desmentidas. Por lo pronto, Sica estuvo ayer por la tarde en Olivos donde Macri presentó nuevas herramientas para potenciar la actividad exportadora de las pymes.   El ex titular de la consultora Abeceb también había recibido críticas, en privado, de referentes radicales por las dificultades de las pymes en acceder al crédito y no contar con herramientas para controlar la inflación: de allí que ahora se busquen remozar los programas Precios Cuidados y Ahora 12, dependientes de Producción.   Ayer Frigerio también se refirió al reclamo de medidas anticíclicas de los socios radicales. ‘Lo que estamos trabajando junto con nuestros socios de Cambiemos son medidas que intenten que este camino tan difícil que está atravesando la Argentina pueda ser transitado con menos dolor o menos dificultad, por una parte importante de la sociedad’, apuntó.   Por otra parte, el último martes un estrecho colaborador de Macri rechazó criticar a los ejecutivos de empresas por las subas de precios.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios