Podría convertirse en el primer medicamento del mundo para evitar la progresión de este mal, para el cual no existe un tratamiento específico disponible y es la primera causa de insuficiencia renal aguda en pacientes pediátricos

Científicos del CONICET y especialistas del Hospital Italiano desarrollaron nuevo suero que podría frenar el avance del SUH

Científicos del CONICET y especialistas del Hospital Italiano desarrollaron un nuevo suero que podría convertirse en el primer medicamento en el mundo para evitar la progresión del Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), una afección que puede provocar la muerte y es la primera causa de insuficiencia renal aguda en pacientes pediátricos.

Los detalles del avance científico serán dados a conocer mañana a las 11:30 a través de una conferencia de prensa que brindarán integrantes del laboratorio Inmunova, una start up biotecnológica surgida del Instituto Leloir y del Instituto de Medicina Experimental dependiente de la Academia de Medicina y del CONICET, y del Hospital Italiano de Buenos Aires en Perón 4.190, en el barrio porteño de Almagro.   El nuevo suero podría convertirse en el primer medicamento en el mundo para evitar la progresión del Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), ya que se finalizó con éxito la fase inicial del estudio clínico en humanos.     En la actualidad, no existe un tratamiento específico disponible según la Organización Mundial de la Salud.   El SUH es la causa más frecuente de Insuficiencia Renal Aguda en niños (IRA) y es la segunda causa de Insuficiencia Renal Crónica (IRC), así como también es responsable del 20% de los trasplantes renales en niños.   En la Argentina se registran unos 400 casos anuales, de los cuales el 2% fallece y alrededor del 20% queda con una IRC, además de otras complicaciones graves.   La bacteria causante de la enfermedad se encuentra principalmente en la materia fecal del ganado vacuno, aunque también ha sido encontrada en otros animales -ovejas, cabras y roedores-: de esta manera se puede contaminar la leche, el agua, la fruta, las verduras y también se puede trasmitir de persona a persona a través de la contaminación de las manos.   El cuadro clínico suele comenzar a los pocos días de ingerir el alimento contaminado o bañarse en aguas que contienen la bacteria y los principales síntomas son diarrea con sangre, dolor abdominal, vómitos, fiebre, palidez importante, hemorragias, disminución de la cantidad de orina o falta total de micción, presión arterial elevada, convulsiones y otros síntomas neurológicos.

Compartir

Comentarios