El gobierno acordó una compensación con los estatales por el desfasaje de la paritaria 2018 respecto a la inflación e informó la devolución de unos $ 13 mil millones adeudados a las obras sociales

El gobierno busca pacificar su vínculo con los gremios

El gobierno busca pacificar su vínculo con las sindicatos a medida que avanza la campaña electoral: ayer acordó una compensación con los estatales por el desfasaje de la paritaria 2018 respecto a la inflación y el Boletín Oficial informó la devolución de unos $13 mil millones adeudados a las obras sociales, al tiempo que nuevamente convocó a la CGT, la CTA y las cámaras empresarias a nueva ronda del diálogo social. A diferencia de los “fracasados de 2016”, esta vez en el marco de un plan de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para buscar herramientas de consenso que permitan desarrollar a sectores en el futuro del trabajo y en los cambios de producción.

La primera pista   El que primero dio una pista sobre la recomposición a estatales fue el vicejefe de Gabinete y secretario de Modernización, Andrés Ibarra, en la conferencia de prensa posterior a la reunión de gabinete en Casa Rosada. “Va a haber una recomposición por la paritaria 2018”, anticipó, es decir, fondos para compensar la pérdida en los salarios devenida de la inflación del 47,6% del año pasado.   Más tarde, fuentes oficiales confirmaron que en la reunión que se celebró por la tarde con directivos de UPCN -CTA no suele participar de estos encuentros por tener una posición más crítica-, ofrecieron un aumento del 3% con los salarios de mayo, una suma fija de $2 mil y una suba del 13% en el premio por presentismo del último cuatrimestre y la incorporación de la licencia por violencia de género.   Novedades del BO   Bien temprano se conocieron las novedades del BO en la que el Ejecutivo blanqueó la devolución de $13 millones para las obras sociales sindicales.   Se trata de recursos cedidos mediante el Fondo de Asistencia de Emergencia e intereses de parte del dinero colocado en bonos Bonar como parte del acuerdo que incluye la creación de la Agencia de Evaluación de Nuevas Tecnologías (Agnet), que servirá como un límite a la ola de demandas judiciales millonarias por servicios médicos no prestados por las obras sociales a través del Programa Médico Obligatorio (PMO).   En verdad, el paquete fue el corolario del acuerdo alcanzado en 2016 cuando había un diálogo más fluido entre el Ejecutivo y las centrales gremiales.   Justamente, también el BO publicó una nueva convocatoria al Diálogo Social para intentar rememorar las esas jornadas en Casa Rosada en las que funcionarios recibían a empresarios y sindicalistas.   Inauguración formal   Por la tarde se realizó un acto cerrado para la inauguración formal de este espacio institucional, en la sede Julio Roca (Diagonal Sur) de Trabajo, de la que participaron el ministro Dante Sica, el secretario laboral Lucas Aparicio y sindicalistas como Gerardo Martínez (UOCRA), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) y Héctor Daer, uno de los titulares cegetistas.   Según se publicó ayer, se creó la Comisión de Diálogo Social para el Futuro del Trabajo “con el objetivo de funcionar como una instancia nacional de acercamiento entre los actores sociales y el gobierno nacional” en pos del cumplimiento de los convenios de la OIT. Así esperan recibir a representantes de la CGT, UATRE, CTA Autónoma, CTA de los Trabajadores, UIA, Federación Agraria, CAME, entre otras.   En este marco, Ibarra, al ser consultado por DIARIO POPULAR si habían pensado algún mecanismo distinto para que las reuniones no fracasaran como ocurrió con los Diálogos por la Producción y el Trabajo de 2016, sostuvo que “forma parte de nuestra política de dialogo permanente. Pero no vemos un fracaso en el diálogo, al contrario es impresionante lo que genera producto de las mesas sectoriales en todo el país. Nos reunimos con fuerzas de producción y trabajo de análisis específico, con la concurrencia del propio presidente, que nos genera un ida y vuelta con los representantes de los sectores”.   Ida y vuelta   En este sentido, Ibarra concluyó que “estos diálogos específicos tienen que seguir avanzando en un ida y vuelta sobre la problemática general del país y escuchar a nuestros sectores. Es un momento difícil por lo que podremos explicar la situación específica cara a cara, de la situación económica, cómo juegan los desembolsos del Fondo Monetario en el tipo de cambio, es decir, una instancia para explicar claramente medidas técnicas”.   Fuentes de la cartera laboral, por su parte, explicaron que el objetivo es reunirse en un ámbito para consensuar políticas para adecuar las normativas locales a las internacionales y avanzar en los cambios devenidos del futuro del trabajo.   Al ser consultados sobre si lograrían avanzar en “modernizar” los convenios colectivos laborales tal como alguna vez expresó el presidente Mauricio Macri, las fuentes lo descartaron. “No hay espacio político para eso sí para tratar cambios en mesas sectoriales”, indicaron.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios