La joven contó que todo comenzó como una relación de amistad, pero la otra chica "se confundió".

Nahir Galarza denunció a una presa por abuso y acoso sexual

Nahir Galarza, la joven condenada a prisión perpetua por asesinar de dos disparos a su novio, Fernando Pastorizzo, denunció a otra presa por abuso y acoso sexual.   Presa en la Unidad Penal n° 6 de Paraná, la joven contó que al principio tenía una relación de amistad con la otra chica. "Se confundió y yo le aclaré que me gustan los chicos", agregó. Ante esta situación, fue trasladada a los Tribunales donde prestó declaración y denunció, formalmente, a la otra reclusa.   "Tengo problemas con ella porque desde hace rato, esta chica que es lesbiana, es policía, y durante mucho tiempo estuvo atrás mío. Al principio yo pensé que era jodiendo porque teníamos una relación de amigas”, contó al portal Ahora de Entre Ríos.   Después, agregó: "Ella se empezó a confundir y entonces le aclaré que estaba todo bien, pero que me gustan los chicos. Entonces se enojó y se cortó la relación”. La denuncia fue radicada en la Unidad Fiscal de Violencia de Género y, como consecuencia, se le impuso una restricción por 45 días a la otra mujer.   Pero como siguen compartiendo pabellón, la joven pidió ser trasladada. "Yo le pedí a la directora si me podía cambiar a uno común, porque además en el de Seguridad estamos 22 horas encerradas y tenemos solo dos horas para salir al patio, a la siesta. Le pedí ver la posibilidad de que me cambiaran y estoy esperando a ver qué me contesta", señaló.   La denunciada en cuestión, llamada Ludmila Soto, negó los hechos y pidió que sea ella a quien cambien de lugar de alojamiento, ya que cree ser víctima de una maniobra de Galarza para lograr un traslado para poder fugarse.   “Temo porque creo convertirme en un instrumento para lograr sus objetivos, ya que en reiteradas oportunidades cuando la relación de compañerismo existía, me comentó que se encontraba arrepentida de no haber sido alojada en la unidad penal de Gualeguaychú, y solía decirme que en esta unidad penal (por la de Paraná) era difícil escaparse, que ella, de no revertirse su condena, no permanecería 35 años y que lo tenía conversado con su padre”, dijo la interna.

Compartir

Comentarios