El Ciclón venció al equipo colombiano con un gol de Román Martínez en el minuto 32 del complemento y su entrenador toma aire después de 15 partidos sin ganar

Román Martínez le dio a San Lorenzo su primera victoria en la era Almirón ante Junior

¡Gano San Lorenzo! Y eso sí que es noticia. Por su segundo partido de la Libertadores, tras el 0-0 ante Melgar, el Ciclón cortó la sequía y venció 1-0 al Junior. Dulce victoria para el equipo y, sobre todo, para Almirón, DT que al fin pudo festejar...

Apenas empezó a correr la pelota se escuchó el "esta noche, cueste lo que cueste...". La gente fue al Nuevo Gasómetro para apoyar, pero no a cualquier precio. Los 15 partidos sin ganar (12 desde que llegó Almirón, con apenas seis goles a favor) se convertían en una racha que generaría impaciencia si las redes del arco de Junior no se inflaban.   Así, mientras San Lorenzo tocaba y tocaba con Senesi como primera puntada más Belluschi y Román Martínez en el armado y la búsqueda en principio del debutante colombiano JC Salazar (no jugaba un partido de 1ª desde el 20 de enero) y luego de su compatriota Rentería, la gente se quejaba porque su equipo no profundizaba.   Junior llegaba poco pero con Díaz y el argentino/chileno Fernández se las arreglaban para mover la bola. A los 28', Junior se quedó con uno menos por un insólito codazo de Fuentes a Damián Pérez. Los colombianos, además de perder un jugador, perdían juego: Fernández dejaba la cancha por Murillo, lateral.   San Lorenzo monopolizó la pelota en los últimos 15, pero su anemia ofensiva se mantenía vivita y coleando en el Bidegain. Para colmo, por un choque sobre el final del PT con Castillo, Belluschi no salía al ST por un esguince de rodilla derecha. Entraba Reniero y, también, Fértoli por Rentería (el dibujo era 4-2-4). Pero no aparecía la luz; de hecho, se cortaba -literalmente- a los 51'.   San Lorenzo disponía cuatro atacantes y también a los laterales y volantes para llegar al área. Pero sin medio. Así, Junior le robó la pelota y tuvo el gol con el ingresado Hinestrosa, que no se animó a pegarle y se la sacó Coloccini.   Ya se escuchaba el "movete, Boedo movete" cuando la pelota fue para Reinero, que de taco se la la dio a Román Martínez para que el talentoso volante, como si fuera el Román más conocido, enganchara y la mandara al lado de un palo. Golazo. El estadio estalló en un grito y desahogo. Se venía, por fin, el primer festejo.   Al partido le faltaban 25', en los que San Lorenzo se tranquilizó y hasta se perdió algún otro gol (Blandi). En los que los delanteros se vistieron de volantes de contención para presionar por todos lados. No había que dejar escapar la oportunidad, y no lo hicieron. Incluso, Fértoli se lo perdió al final pero la bola dio en un palo.   San Lorenzo ganó luego de 15 sin hacerlo. Boedo tuvo una noche feliz...

Compartir

Notas Relacionadas

DEPORTES
Superliga
DEPORTES
Superliga
DEPORTES
Redes Sociales

Comentarios