El dólar pegó un salto preocupante

En la que siempre perdemos

Cuando parece que los ánimos se serenan, cuando cierta paz propone un descanso en la lucha para estirar el sueldo hasta fin de mes. Ahí arranca otra vez una carrera a la que lamentablemente nos habituamos, que nos perjudica a todos -mejor dicho, a la gran mayoría-, y a la cual el gobierno no encuentra la forma de frenar.   El jueves, el dólar pegó un salto preocupante, cerrando a $43,50. Se encendieron todas las alarmas por su impacto inmediato en los precios y la imposibilidad de parar una inflación galopante. Y, hablando de galopar, de nuevo la carrera: ayer el Banco Central convalidó una fuerte suba en las tasa de interés de las Letras de Liquidez (Leliq), que se ubicó apenas por debajo del 60%. Así, el dólar bajó hasta ubicarse en un promedio de $42,26. La carrera del dólar y las tasas -sube uno, sube la otra, para que baje el primero-, nos vuelve a perjudicar. El Central aplicó la suba de tasas más grande en seis meses.   Así, frenó un intento por ir bajando las tasas de interés, con el propósito de reactivar el crédito y mejorar el consumo. Todo el mundo empresario -desde los más grandes hasta los sufridos propietarios de las pymes- no para de alertar que con este nivel de tasas se vuelve una misión imposible producir, mantener funcionando las empresas. Y si no se reactiva el crédito personal, con este nivel de salarios resulta imposible reactivar, aunque sea en parte, el consumo.   Para colmo, la carrera continúa entre el dólar y las tasas de interés no terminan por producir una baja en la inflación. Cada semana que pasa, las previsiones de los economistas respecto de 2019 son peores. Por eso, más allá de las discusiones técnicas, la carrera que se volvió a dar ayer marca un panorama en la que la gran mayoría de los argentinos terminamos perdiendo.   Jorge Cicuttin - Fuente : Diario Crónica

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios