El ex Mandatario, preso desde abril del año pasado tras, supuestamente, haber recibido un pago de una constructora para renovar un triplex que nunca usó, abandonó la cárcel esta mañana para asistir al funeral de su nieto, quien falleció días atrás.

Liberan transitoriamente a Lula Da Silva para que pueda asistir al sepelio de su nieto

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue habilitado por la justicia brasileña para salir de la prisión en la que se encuentra cumpliendo una condena desde el año pasado, con motivo de poder concurrir al velatorio de su nieto Arthur, de 7 años, quien murió el viernes pasado víctima de una meningitis.

Lula, de 73 años de años, fue trasladado en helicóptero al aeropuerto de Bacacheri, en Curitiba, donde viajará en avión a San Paulo, en medio de un intenso operativo de seguridad.   El menor, Arthur Araújo Lula da Silva, había sido internado el jueves en el Hospital Bartira de Santo André con un cuadro febril y murió tan solo cinco horas más tarde, tras descubrirse que tenía meningitis meningocócica.   Otra tragedia en la vida del ex presidente La muerte del nieto de Lula ocurrió un mes después de que falleciera el hermano mayor del ex presidente, víctima de un tipo de cáncer que afectó sus vasos sanguíneos.   En aquel entonces, Da Silva había querido acudir al entierro, pero la Justicia tan solo le autorizó a participar de una reunión familiar tras la ceremonia, posibilidad que el ex mandatario rechazó enfáticamente.   "Él está muy triste y dijo que nunca había esperado recibir una noticia como esta y que debería ser prohibido que un padre tenga que enterrar a un hijo o a un nieto", aseguró la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT).   En esta oportunidad, tras conocerse la noticia del fallecimiento del menor, la defensa de Lula realizó un pedido de liberación transitoria ante la justicia, el cual fue concedido por la jueza Carolina Lebbos de Curitiba.   La ceremonia está prevista para el mediodía de este sábado en el Cementerio Jardín de la Colina, en Sao Bernardo do Campo, el mismo lugar donde en febrero del 2017 el ex Presidente enterró a su esposa, Marisa Leticia Rocco.   Lula está encarcelado en abril del año pasado tras haber sido condenado por corrupción pasiva y lavado de dinero a 12 años de prisión, en un caso vinculado al lava-jato.   En febrero, Lula fue condenado por segunda vez por corrupción, a 12 años y 11 meses de cárcel, acusado de haberse beneficiado de las reformas que tres constructoras realizaron en una casa de campo que había sido cedida a su familia para descansar.   El ex presidente acumula en total ocho causas judiciales, incluidas las dos por las que fue condenado.

Compartir

Notas Relacionadas

INTERNACIONALES
Intento de venganza
INTERNACIONALES
Perú
INTERNACIONALES
Estados Unidos

Comentarios