De estos datos se extrae que significó una pérdida de 18 puntos porcentuales respecto de la inflación, según el Indec.

Los salarios crecieron 29,7% y perdieron frente a la inflación del 47,6% en 2018

La inflación galopante y los ingresos por el piso. Es fácil llegar a esta conclusión tras conocerse las cifras oficiales de 2018, cuando los salarios tuvieron un crecimiento promedio de solo 29,7%, que significó una pérdida de 18 puntos porcentuales respecto de la inflación. Estos datos fueron informados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Frente al Indice de Precios al Consumidor (IPC) de 2018 que según el INDEC fue del 47,6%, los salarios del sector privado registrado aumentaron 30,4%, los del público 30,3% y los de la economía informal 29,7%.   El Indice de Salarios mostró en diciembre último una mejora del 1,9%, cuando la inflación en ese mes fue del 2,6%.   Los salarios registrados del sector privado crecieron en diciembre pasado, un 1,7%, los de la administración pública un 1,9% y ambos por debajo del indicador de costo de vida.   Por su parte, los sueldos promedio de los trabajadores en negro fueron los únicos que le ganaron a la inflación en diciembre pasado con una suba del 4,7%, aunque en la comparación interanual fueron los que más perdieron.   La mayoría de las negociaciones paritarias se ubicaron el año pasado por encima del promedio de crecimiento salarial del 29,7% que difundió hoy el INDEC, pero por debajo del alza de precios anual del 47,6%.   Muchas de esa negociaciones están en proceso de revisión y los gremios reclamarán una compensación por el poder adquisitivo perdido, cuando comience a discutirse en paritarias los salarios de este año.   El único gremio que logró superar el alza de precios fue el bancario que en enero cerró una mejora del 5% para los salarios del año pasado, que alcanzaron un aumento total del 50,4%.   Los que se situaron cerca de la inflación de precios fueron los judiciales, los empleados de comercio y el gremio de la Sanidad, con un 45% de mejora.   El gremio que enrola a los aceiteros había negociado el año pasado aumentos del 42,5%, al que le agregaron en enero una compensación del 23%, que regirá hasta marzo del año próximo y significará una mejora del 72%, desde el mismo mes de 2018.   El gremio de entidades deportivas y civiles (UTEDYC) logró el año pasado una mejora del 41%, el mismo porcentaje que consiguió el gremio de la Alimentación.   La UOM, que encabeza Antonio Caló, cerró para los metalúrgicos el año pasado una mejora salarial del 40,5%, mientras que los camioneros mejoraron sus salarios un 40,2 y los petroleros privados un 40%, en el mismo período.

Compartir

Comentarios