El tema está en el proyecto de financiamiento político, que será anunciado este viernes por Macri en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso. Descuentan embate de Carrió.

Cambiemos tiene un nuevo motivo de rispidez con la Coalición Cívica

Un nuevo factor discordante con los socios de la Coalición Cívica asoma en el horizonte del gobierno: el Senado podría levantar la prohibición de los aportes sindicales del proyecto de financiamiento político para así ‘remendar’ el dictamen acordado entre las principales fuerzas, votarlo en marzo y girarlo a Diputados para que sea aprobado en abril.

Se trata de un proyecto clave para el oficialismo, que será anunciado por el presidente Mauricio Macri en su discurso de este viernes en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, y busca transparentar los aportes previos a las elecciones al bancarizarlos. El Ejecutivo había intentado aprobar el proyecto en diciembre y también en las frustradas sesiones extraordinarias de febrero.   En Casa Rosada quieren que el parlamento apruebe esta normativa para poder ‘utilizarla’ en las elecciones nacionales de este año; los frentes electorales podrán oficializar aportes en sus cuentas ‘50 días antes’ de las PASO del 11 de agosto próximo, tal como publicó este diario en su edición del 19 de febrero pasado.   Ahora la novedad es que el dictamen consensuado en la cámara alta entre los bloques de Cambiemos y Alternativa Federal, que comanda Miguel Ángel Pichetto, podría ser discutido. A comienzos de marzo la Comisión de Asuntos Constitucionales de la cámara alta revisará el dictamen de consenso firmado en noviembre del año pasado en el que podrían originarse cambios y luego se pondrá una fecha próxima para tratarlo en el recinto.   La iniciativa que obtuvo dictamen en la cámara alta habilita a las empresas a aportar a las campañas electorales, algo que hoy tienen prohibido, con un tope del 5% de los gastos permitidos para esa campaña.   El objetivo del oficialismo es bancarizar los aportes y establecer ‘límites estrictos’ a los aportes privados de campaña, como una forma de transparentar este tema y quitarle el velo clandestino que hasta hoy imperaba en esta cuestión.   Para evitar nuevos escollos en Diputados, de hecho ya hay conversaciones preliminares con diputados para acelerar la sanción del proyecto, el tope aportes privados podría reducirse al 2%. Pero el dato sorpresivo es que la enmienda podría incluir la autorización de aportes de campaña de los sindicatos, que hoy prohíbe el texto .   Según se pudo averiguar, una parte del peronismo habría pedido al oficialismo motorizar ese cambio. ‘Es probable. En otros países se permiten los aportes de personas jurídicas, que incluyen a sindicatos, no veo en qué podría perjudicar la bancarización de los fondos’, explicó a este diario una calificada fuente oficial consultada.   Con todo, el bloque de Cambiemos podría habilitar la votación del proyecto en el recinto y votar en contra del eventual artículo. ‘Es lo que podría hacer Carrió, acompañar en general y votar en contra como lo hará con los aportes de empresas’, agregó la misma fuente.   Es que el año pasado la líder de la CC había anticipado su rechazo al aporte de empresarios y, si prosperara el levantamiento a la prohibición de aportes sindicales, se descuenta un nuevo embate de la diputada de origen chaqueño contra dicha enmienda. Una versión que circula por los pasillos legislativos es que la eventual autorización a los aportes gremiales tendría como objetivo solventar la virtual candidatura presidencial de Roberto Lavagna.   Con todo, una importante espada legislativa del oficialismo dijo a este diario que ‘es un tema del peronismo. No hay negociación. Puede proponerlo y se someterá a votación y ahí se verá si sale como dictamen de mayoría o minoría’. En Cambiemos, aseguran, que votarían en contra de la eventual autorización de fondos para campaña de origen gremial.   Tras la reunión de gabinete de ayer, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que a fines de enero había negociado con Pichetto que se incluyera financiamiento político al comienzo de las sesiones ordinarias, declaró que ‘ya tenemos dos leyes que van a empezar su tratamiento en comisión que son la ley de financiamiento de la política y (la penalización de) barras y estimamos que la primera semana de abril puedan transformarse en leyes’.   Cerca del titular de la cartera política, no obstante, negaron que haya intención del oficialismo de negociar con la oposición peronista esos cambios al proyecto de financiamiento político.   El oficialismo había trabajado en un proyecto propio desde principios de 2017 con una ronda de consultas impulsada por el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez. Luego tuvo una serie de negociaciones en el Senado entre el bloque de Cambiemos y Alternativa Federal.

Compartir

Comentarios