La inflación , un gran problema

El devorador de sueños de la clase media

La inflación, según los libros de economía, es un fenómeno monetario que se produce cuando un estado emite más dinero del que realmente puede respaldar. Sin embargo, en Argentina la inflación ya es una entidad autónoma en el imaginario colectivo, un ser que se sienta a la mesa diaria de cada familia y le pone freno a las ruedas del changuito del supermercado.   Devorador de esos sueños simples de clase media -cambiar el auto, irse de vacaciones, arreglar la casa-acecha en todas partes. Por supuesto atormenta al gobierno, consciente de que, por primera vez en mucho tiempo, este villano ocupa el primer puesto de las preocupaciones de la población, ganándole incluso a la inseguridad, de acuerdo a encuestas recientes.   Si se enumeran los padecimientos de los últimos dos años en nuestro país, la lista quita el aliento: subas periódicas y en simultáneo sobre los precios de alimentos, transporte, combustible, prepagas, energía, créditos UVA, impuestos municipales y provinciales. Todo fue armando una bola de nieve que no se derrite ante el inclemente verano, sino que repercute además en cuotas de colegio, precios de medicamentos, ropa, útiles escolares, entretenimientos... y la lista sigue. La inflación es ese duende maldito que arruina todo lo que planeábamos, vacía el bolsillo, nos priva de "placeres" a algunos y de comida a otros. No hay argentino vivo que recuerde a esta Nación sin inflación.   El anuncio de las cifras de enero, que marcan casi un 50% interanual, se suma al collar de melones que el oficialismo necesita desarmar urgente, en vistas a las elecciones de agosto y octubre. No parece una tarea viable en tan pocos meses. Mientras los países que lideran el triste podio en este rubro -Venezuela, Sudán e Irán- tienen la "excusa" de estar en guerra (civil o con otras naciones), Argentina sólo parece batallar consigo misma.   Analía Caballero - Fuente : Diario Crónica

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios