Darío Cvitanich tuvo una gran actuación en la goleada ante el Tomba pero más allá de todo pondero la unión del grupo. Licha López festejo su tanto con un gran abrazo de apoyo a Eduardo Coudet

"Todos juntos hicimos un muy buen partido"

El triunfo dejó un sabor dulce en todo Racing y uno de los que se destacó fue Darío Cvitanich quien contento por el rendimiento.

“Fue importante poder jugar, estar en ritmo y todos juntos hicimos un buen partido. Se tuvo la pelota se golpeó en los momentos justos. Lo que hagan los demás no nos interesa porque cuando sos el puntero te juegan a morir. Hay que pensar en el clásico y minimizar errores. Será importante jugar un clásico a esta altura de mi carrera”, señaló.   La semana de Racing había sido muy particular por lo sucedido en cancha de River y por el comportamiento de Ricardo Centurión que obligó a Eduardo Coudet a separarlo del plantel y mandarlo a entrenarse con la Reserva.   La frustración por lo vivido sumado a que Defensa y Justicia había ganado y obligaba a La Academia a hacer lo propio para no perder la punta le había puesto presión al equipo, la cual debía manejar ante Godoy Cruz.   Por eso con el gol de Lisandro López que señaló la apertura del marcador hubo desahogo y fue el propio capitán de Racing quien corrió hacia el banco de los suplentes para fundirse en un abrazo con el entrenador. Fue uno largo, con algo susurrado al oído en claro apoyo al Chacho por todo lo vivido y hubo paz en Racing de cara al clásico frente al Rojo.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios