En el gobierno sostienen que el proyecto de ley de financiamiento de partidos políticos, postergado una vez más al caerse las sesiones extraordinarias de febrero, podría ser aprobado en abril próximo por el Congreso.

La ley de financiamiento de los partidos políticos se votaría en abril

En el gobierno sostienen que el proyecto de ley de financiamiento de partidos políticos, postergado una vez más al caerse las sesiones extraordinarias de febrero, finalmente podría ser aprobado en abril próximo por el Congreso y estaría listo para regular los aportes de campaña de las elecciones nacionales de este año.

Con el fin de transparentar los aportes previos a las elecciones, que afectó al oficialismo luego de la denuncia por aportantes truchos en las legislativas de 2017, el Ejecutivo había intentado aprobar el proyecto en diciembre y también en las frustradas del corriente.   En caso de aprobarse la legislación, los frentes electorales podrán oficializar aportes en sus cuentas ‘50 días antes’ de las PASO del 11 de agosto próximo.     La semana pasada el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se reunió en el despacho del titular de Alternativa Federal, Miguel Angel Pichetto, para consensuar los temas de agenda parlamentaria urgentes; en esa jornada se decidió no convocar a sesiones extraordinarias al no poder garantizar el gobierno la aprobación de las normativas.   El oficialismo había trabajado en un proyecto propio desde principios de 2017 con una ronda de consultas impulsada por el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez. Luego tuvo una serie de negociaciones en el Senado entre el bloque de Cambiemos y Alternativa Federal.   La iniciativa que obtuvo dictamen en la cámara alta habilita a las empresas a aportar a las campañas electorales, algo que hoy tienen prohibido, con un tope del 5% de los gastos permitidos para esa campaña. En cambio continúan vedados los fondos de empresas concesionarias o contratistas de Nación o provincias, de juegos de azar o sindicatos.   Según se pudo averiguar, el sinuoso senador -hoy precandidato a presidente por el peronismo federal- se comprometió ante el titular de la cartera política a que su bloque acompañe el tratamiento del proyecto.   Ayer en Casa Rosada sostenían que la oposición, no obstante, tampoco tendría margen para negarse a debatir un proyecto que propugna la transparencia al igual que el otro texto que desea sancionar Presidencia, el endurecimiento de penas contra las barrabravas que, en este caso, comenzará a debatirse por Diputados.   Una espada del oficialismo consultada por este medio dijo ayer que ‘Financiamiento político tiene dictamen por eso lo único que falta es tratarlo en sesiones ordinarias en marzo en el Senado. Y lo que estamos haciendo ahora es una ronda de consultas entre algunos senadores, funcionarios del Ejecutivo y diputados para que cuando la media sanción llegue allí no sea rebotada’.   Es que el año pasado una aliada como la diputada Elisa Carrió había rechazado los aportes de empresas en tiempos de campaña.   Con todo, el calificado legislador consultado estimó que ‘en marzo se aprobaría en el Senado y en abril en Diputados. Dan los tiempos por eso la idea es que se aplicable este año’.   El objetivo del oficialismo es bancarizar los aportes y establecer ‘límites estrictos’ a los aportes privados de campaña, como una forma de transparentar este tema y quitarle el velo clandestino que hasta hoy imperaba en esta cuestión.   Por lo pronto a comienzos de marzo la Comisión de Asuntos Constitucionales de la cámara alta revisará el dictamen de consenso firmado en noviembre del año pasado y se pondrá una fecha próxima para tratarlo en el recinto. Aunque ya se percibe una tensión pre-electoral, en Balcarce 50 son optimistas que no habrá sorpresas y el mentado proyecto será ley.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios