Detienen a comerciante por el homicidio de un italiano

Un comerciante fue detenido y quedó procesado con prisión preventiva como uno de los autores del homicidio calificado del italiano Vittorio Piva (de 46 años), cuyo cadáver fue hallado calcinado el 18 de octubre en la ciudad bonaerense de Zárate en lo que, según la investigación de la justicia federal, fue un crimen relacionado con el narcotráfico.

El procesamiento recayó sobre Héctor Andrés Corro (53), quien fue apresado el 3 de noviembre en una estación de servicio de la localidad de Los Cardales, en un procedimiento de la División Operaciones Federales de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal (PFA).   La investigación estuvo dirigida por el juez federal de Zárate-Campana, Adrián González Charvay, quien ahora dictó el procesamiento con prisión preventiva para Corro como coautor de un “homicidio agravado por haber sido cometido con alevosía, con el concurso premeditado de dos o más personas, y por el uso de armas de fuego”. Además, le trabó al comerciante un embargo por ocho millones de pesos.   Según la investigación, Corro fue la persona apuntada desde el inicio por la esposa de Piva, Mary July Melgar Landivar, una brasileña que vive en Bolivia. La mujer aportó los mensajes y audios de Whatsapp que intercambió con un hombre al que tenía agendado como “André” y que era la persona con la que su marido tenía planeado reunirse en Zárate para cobrar una deuda de negocios los días previos a su desaparición.   En esos mensajes, la mujer lloraba desesperada preguntándole a esos hombres dónde estaba su marido y si le habían hecho algo, mientras que los sospechosos reconocieron haber tenido una reunión con él, aunque decían que luego se retiró para verse con otra persona.   La causa llegó al Juzgado Federal de Zárate- Campana, a partir de un llamado anónimo que refería que Piva tenía relación con una organización narcocriminal y que lo habían matado “por un vuelto de 30 kilos” de cocaína.   La víctima, un ingeniero mecánico y que además decía dedicarse al comercio agropecuario de la soja, desapareció el 12 de octubre cuando tenía que ir a una reunión de negocios en Zárate. Su concubina hizo la denuncia por el paradero a través de su sobrina, quien también colaboraba con las tareas domésticas en el departamento de su tio. La mujer de Piva le hizo llegar a los investigadores los mensajes y audios que intercambió con los hombres con los que su marido debía juntarse en Zárate. El 18 de octubre, un cadáver calcinado fue hallado por un trabajador rural en un campo de trigo situado en el kilómetro 10 de la ruta 193.   El cuerpo apareció carbonizado casi por completo, boca arriba, aún humeante, rodeado de restos de pallets de madera que usaron para facilitar la combustión.   Recién el 24 de octubre y luego de regenerar las huellas de los únicos tres dedos del cadáver que no quedaron deteriorados por las llamas, se identificó el cadáver NN como Vittorio Piva.   En la autopsia, los forenses establecieron que fue asesinado de cuatro tiros por la espalda entre 24 y 36 horas antes del hallazgo del cadáver y que fue calcinado postmortem, por lo que se cree que lo asesinaron en otro sitio y que el campo es una escena del crimen secundaria.   La hipótesis de un crimen narco o de tipo mafioso era analizada por los investigadores sobre la base de una detención por drogas que en 2016 tuvo la víctima, por las características del hallazgo y por los constantes viajes que le detectaron a Piva hacia España, Bolivia, Brasil, Uruguay y Paraguay.

Compartir

Comentarios