Patricia Bullrich y u8n nuevo metodo en cuanto a seguridad se refiere

¿Habrá mano más dura?

Hace una semana, en este mismo espacio, se planteaba la incógnita respecto de si el operativo de seguridad para la cumbre del G20 iba a ser suficiente para prevenir incidentes como los registrados en ediciones anteriores de ese cónclave, sobre todo porque estaba fresco aún el impacto del fracaso en las adyacencias del estadio de River, que derivó en la suspensión del partido con Boca y la inédita decisión de llevar una final de Copa Libertadores a Europa, "porque no es seguro jugarla en la Argentina", según el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez.   Felizmente, el balance de los días en que transcurrió la cumbre de líderes mundiales fue muy positivo, al punto que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, hasta les reconoció públicamente a los organizadores de la principal marcha antiglobalizadora el haber cumplido con el compromiso de que no hubiera desmanes.   Sin embargo, el último lunes la funcionaria disparó la polémica al oficializar la resolución que flexibiliza el uso de armas de fuego en manos de las fuerzas de seguridad nacionales. Bajo el argumento de que los efectivos estaban "en inferioridad" respecto de los delincuentes armados en la vía pública -porque para poder tirarles debían esperar un primero un disparo de los malvivientes-, la nueva norma habilita en algunas circunstancias a usar el arma antes. Parece que se viene una mano más dura.   El momento en que se dispuso esa medida también es importante: inicios de diciembre, un mes que podría resultar conflictivo por los reclamos de las organizaciones sociales ante la pérdida del poder adquisitivo de los salarios frente a la inflación. Podría tomarse entonces como una advertencia del gobierno en línea con lo que mucha gente reclama: un accionar más directo y contundente contra quienes cometen delitos.   Entonces este anuncio también puede tener un costado electoralista, con miras al año próximo. Acá nomás, en Brasil, está por asumir la presidencia Jair Bolsonaro, alguien que pregona que un policía que no mata delincuentes no es un policía en el sentido completo de la palabra.   Javier Carrodani - Fuente : Diario Crónica

Compartir

Comentarios