El ejercicio que arrojó un beneficio de casi 93 millones de pesos fue aprobado de manera unánime. Richarte, de Boca, hizo un chiste de mal gusto en la última votación en cuarto oscuro, que luego fue suplantada por el voto electrónico.

Color de una tarde con superávit para la AFA

El balance presentado económico y financiero del periodo comprendido entre julio del año pasado y junio del actual, arrojó un superávit de 92.9 millones de pesos que fue aprobado de forma unánime y además no tuvo objeciones por parte de la comisión fiscalizadora que, incluso en tiempos de Julio Grondona, adjuntaba sus observaciones. El beneficio se explica –entre varios factores- por la reducción del pasivo en 307 millones de pesos, respecto al balance anterior. Además, se incrementó el patrimonio neto en 658 millones.   La asamblea se desarrolló en el estadio de futsal donde se concretaron todas tras la muerte de Grondona, a excepción de la primera en la que se eligió a Luis Segura como sucesor. Por última vez se utilizó el cuarto oscuro, célebre por la votación que terminó 38-38, y al momento de la votación debieron contabilizar… 38 sufragios.   Pocos pudieron contener la risa. Entre ellos Matías Lammens, presente como asambleísta por San Lorenzo. Ni Claudio Tapia se reprimió la risa, aunque después retomó desde otro ángulo. “Hoy nos reímos porque quedó atrás, pero esa fue una época muy difícil para la AFA”, indicó antes de dar paso al voto electrónico en la asamblea extraordinaria.   El último papelón del voto en urna lo dio el vicepresidente de Boca, Dario Richarte, quien cuando le tocó el cuarto oscuro B lanzó una humorada poco feliz. “Yo no voy al B, no lo conozco. Espero y voy a A”, dijo. Bastó que ninguno festejara la ocurrencia para que se levantara de la primera fila y aclarara “es un chiste”.   El salón de la asamblea lució más ordenado que las otras veces. Un living muy bien ambientado con bebidas de los sponsors y algunas exquisiteces dulces o saladas y el sector de los asambleístas con otro tipo de mobiliario. Ya no estaban las gigantografías con los futbolistas ícono de los últimos dos mundiales: ni Messi, ni Di María, Kun Agüero o Higuaín lucieron en la tarde del jueves.   Los asambleístas e invitados pudieron ver el video institucional del proyecto de selección, que incluye los fundamentos y metodología de trabajo de los próximos 10 años.   “El último proyecto lo presentó César Luis Menotti en 1979”, indicó Tapia, que a 20 meses de su inicio de gestión en la AFA fue anfitrión de una asamblea sin bemoles, en la misma fecha que el Gobierno había intentado que además se votara el ingreso de las sociedades anónimas en el fútbol, que ayer brillaron por su ausencia.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios