El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, recordó que existe un acuerdo interbloques en Cambiemos para sancionar el alejamiento siempre que haya una resolución de cámara.

El gobierno daría aval para el desafuero

El gobierno daría vía libre al Congreso nacional para votar el desafuero de la diputada de Cambiemos Aída Ayala, luego de que la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia confirmara el procesamiento con prisión preventiva en contra quien fuera ex intendenta.

Así lo aseguró a este diario el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, al recordar que ‘existe un compromiso del interbloque de Cambiemos en ambas cámaras (del Congreso) para votar el desafuero siempre que haya una resolución de cámara. Así que ahora enfrentamos el desafío de votar esta cuestión’.

El también dirigente del PRO reafirmó, de esta forma, un compromiso del oficialismo en pos de la transparencia luego del desafuero del diputado kirchnerista Julio De Vido, detenido por irregularidades en los subsidios a la central de Río Turbio, y también para votar el desafuero de la ex presidenta Cristina Kirchner, este último ordenado por el juez Claudio Bonadio, si finalmente hay acuerdo para iniciar una sesión en la cámara alta.

En este contexto, ayer se conoció la resolución del tribunal de alzada chaqueño, firmada por los camaristas María Delfina Denogens, Eduardo Belforte y Rocío Alcalá, que confirmó el procesamiento con prisión preventiva de Ayala, ex alcalde de Resistencia entre 2003 y 2015, por los delitos de ‘negociaciones incompatibles con la función pública, enriquecimiento ilícito, fraude en perjuicio de la administración pública, incumplimiento de deberes de funcionario público en calidad de coautora y lavado de activos’.

Al tener inmunidad de arresto por ocupar una banca en la Cámara de Diputados de la Nación, se ha pedido su desafuero ante la comisión de Asuntos Constitucionales de ese órgano parlamentario.

La dirigente radical había sido procesada por un juzgado chaqueño que investiga si siendo intendenta pudo haber beneficiado a la empresa ‘PIMP SA’ con el negocio de la recolección de residuos a cambio de favores económicos.

Al finalizar su mandato como jefa comunal, Ayala se sumó al gobierno nacional. Apenas el presidente de la Nación, Mauricio Macri, asumió la primera magistratura, fue designada secretaria de Asuntos Municipales del Ministerio del Interior, un cargo que abandonó poco antes asumir como diputada nacional el 10 de diciembre pasado.

La reactivación del desafuero de la dirigente oficialista se produce en una semana en la que el tema de la transparencia disparó un acalorado debate dentro de Cambiemos: la diputada Elisa Carrió criticó al ministro de Justicia, Germán Garavano, al punto que le iniciará un proceso de juicio político la semana próxima, por declaraciones que interpretó como beneficiosas hacia la ex presidenta.

El ex fiscal general porteño había declarado a una radio que ‘nunca es bueno para el país que un ex presidente sea detenido’ por lo que Lilita interpretó que se refería a Cristina. El titular de Justicia negó esa apreciación y reiteró que sus dichos fueron de tono institucionalista y en contra de la prisión preventiva sin sustento.

En el gobierno existe la convicción que la arremetida de Carrió se produjo por ‘asuntos pendientes’ con Garavano, como la disolución la Unidad Especial Amia, la cruzada de la líder de la Coalición Cívica contra el titular de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti, sus críticas hacia el supuesto vínculo entre el ministro y el operador radical Enrique ‘Coti’ Nosiglia y el presidente de Boca Juniors Daniel Angelici, a quien Lilita define como un lobbista judicial.

Lo cierto es que pese a las negociaciones oficiales, la cofundadora de Cambiemos no daría marcha atrás y el bloque de la CC presentaría el mentado proyecto en la comisión de Juicio Político.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios