La UDA realizará una presentación en la cual señalará a la Provincia por no garantizar las condiciones mínimas de seguridad y salubridad en las escuelas.

Tras la muerte de una vicedirectora y un auxiliar en Moreno, ayer un profesor recibió una descarga eléctrica en un establecimiento de La Plata.

Primero fue la explosión de una instalación de gas en la Escuela 49 de Moreno, que dejó el lamentable saldo de dos muertos: la vicedirectora Sandra Calamano y el portero Rubén Rodríguez.

Ayer, un docente recibió una descarga eléctrica en la Escuela 516 de Melchor Romero, partido de La Plata, cuando intentaba correr un mueble. Debió ser atendido por el SAME y trasladado a un hospital.

Estos hechos fueron la frutilla del postre, decidiendo a la Unión Docentes Argentinos (UDA) a llevar ante los organismos internacionales la situación de la educación en la Provincia, sobre todo en cuanto a la seguridad en la que se imparten clases.

Sergio Romero, Secretario General del gremio y Secretario de Políticas Educativas de la CGT, anunció que los docentes se encuentran “trabajando en una presentación que realizaremos ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la cual denunciaremos al Gobierno de la Provincia de Buenos Aires por no garantizar las condiciones mínimas de seguridad y salubridad en los lugares de trabajo”.

El dirigente sindical añadió que este panorama también pone en riesgo a los alumnos que concurren a esos establecimiento. “Las autoridades de la provincia actúan muy lentamente para subsanar estos graves problemas. El Director General de Escuelas, Gabriel Sánchez Zinny, no dio la cara durante los hechos que vienen acaeciendo en las escuelas de su dependencia, siendo un fiel reflejo de la ausencia del Estado provincial en la educación pública”, señaló

Finalmente, expresó que “es inadmisible continuar trabajando sin las condiciones mínimas de seguridad necesarias para desarrollar la tarea docente. Hay gravísimos problemas en las instalaciones de gas, paredes electrificadas, cables sueltos, pozos sépticos que se hunden, techos que se caen, ventanas rotas, falta de calefacción, son solo algunas de las infinitas falencias que presentan hoy las escuelas bonaerenses y que ponen en peligro la integridad física, y en muchos casos, con riesgo de vida de alumnos y docentes”.

Compartir

Comentarios