Jueves 28 de Enero de 2021

Hoy es Jueves 28 de Enero de 2021 y son las 06:45 AM 1500 - Radio Nuclear desde la ciudad de Zarate - Provincia de Buenos Aires - Desde el 14 de Abril de 1973 llevando información y uniendo a toda la zona norte a través de una frecuencia

SALUD

14 de enero de 2021

La mortalidad mas alta

Se registran los índices más altos hasta hoy e investigadores anunciaron que las variantes más infecciosas podrían empeorar las cosas

Científicos advierten que la mortalidad por COVID-19 en Estados Unidos no para de crecer y podría empeorar con las nuevas cepas

Nuevas variantes de coronavirus comenzaron a recorrer los territorios de Sudáfrica y Reino Unido, en tanto se han desplegado alertas también en Argentina y en Brasil, mientras se desarrolla un creciente impacto de COVID-19 en Estados Unidos, donde se comenzaron a detectar estas nuevas cepas. Si se multiplican allí, lo cual es muy probable, detonarán un escenario que los analistas califican como dantesco.   Así se expresan diferentes profesionales que analizaron el escenario. “Estoy muy, muy preocupada de que ahora hayamos pasado de un virus que podríamos controlar a un virus que realmente no podemos, a menos que hagamos algo muy dramático”, declaró Kristian Andersen, experta en enfermedades infecciosas de Scripps Research. Instituto.   Un aumento en las infecciones en Estados Unidos, además de la carga de casos existente, podría obligar a los líderes de los hospitales a considerar cómo aumentar la capacidad, el personal y los recursos, y sopesar qué sucede si tienen demasiados pacientes que atender. Podría obligar a las escuelas a cerrar de nuevo o retrasar los planes de reapertura. Las variantes también están aumentando la presión sobre el lanzamiento de la vacuna catódica del país, para tratar de proteger a más personas y detener la transmisión antes de que las variantes se vuelvan dominantes.   Según datos de la Universidad Johns Hopkins y el rastreador británico Our World In Data, Estados Unidos acumula 387 mil muertos por COVID-19 y encabeza así las naciones con más fallecidos por el virus SARS-CoV-2. Cuentan con 23 millones de casos confirmados y en las últimas 24 horas se confirmaron más de 159 mil contagiados y 2.861 víctimas fatales por el nuevo coronavirus.   Los epidemiólogos enfatizan que ese país todavía tiene la oportunidad de contener las variantes antes de que se generalicen. Esto requeriría una campaña amplia de pruebas y la secuenciación genómica para identificar dónde están comenzando a propagarse las variantes y priorizar los programas de rastreo y cuarentena de contactos para cortar las cadenas de transmisión. Los estadounidenses tendrían que redoblar sus esfuerzos para usar máscaras, distancia física y evitar reuniones. No sería una hazaña pequeña: las variantes se avecinan en un momento en que los departamentos de salud están agotados y muchas personas están cansadas de las precauciones de COVID-19.   Así como la llegada de las vacunas estaba proporcionando una luz al final de un túnel, “esto es como un giro de último minuto que crea más problemas”, expresó en el artículo Alessandro Vespignani de Northeastern University, quien modela cómo se propagan las enfermedades emergentes.   Una familia de EEUU puede perder su casa por proteger a su hija de 3 años  del coronavirus   Visto con nuevos ojos   La mutación del coronavirus identificada en Reino Unido está presente en 50 países, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y la variante localizada en Sudáfrica fue detectada en otros 20 territorios.   La institución también advirtió que una tercera “variante preocupante” hallada en Japón puede tener un impacto en la respuesta inmunitaria y necesita ser más investigada.   “Cuanto más se extiende el virus SARS-CoV-2, más ocasiones tiene de cambiar. Si hay niveles altos de transmisión, tenemos que pensar que surgirán más variantes”, dijo la OMS en una comunicación oficial.   Las variantes en este punto no parecen causar casos más o menos graves de COVID-19. Pero eso contradice lo peligrosa que es una variante más transmisible, dijo Maia Majumder, epidemióloga computacional del Boston Children’s Hospital.   Hablar desde los zapatos del personal médico y sanitario, "llegamos a ser  vulnerables". - Laboratorio Biomolecular   “Incluso si no es más probable que causen una enfermedad grave o la muerte, es posible que veamos un mayor volumen de mortalidad en su presencia porque probablemente habrá más infecciones”, explicó Ayan Sen, presidenta de medicina de cuidados intensivos de la Clínica Mayo en Arizona, que ya ha tenido que aumentar la atención para manejar su carga actual de pacientes con COVID-19.   Supone que será difícil predecir qué impacto podrían tener las variantes en los hospitales. Pero si fueran por encima del promedio en que el sistema de salud se encuentra hoy, requeriría construir más espacio en la UCI y “ciertamente afectaría a los pacientes que necesitan atención por razones distintas a COVID: cirugía o cáncer. Tendría un efecto dominó”.   También podría precipitar más consideraciones sobre la clasificación de la atención. “Esperamos lo mejor para no tener que tomar decisiones sobre la escasa asignación de recursos”, dijo Sen. “Es realmente un desafío para nosotros como médicos que queremos hacer lo mejor para todos sus pacientes, cuando tienen que tomar decisiones como esa”.   Si ya existía la urgencia de vacunar a las personas de la forma más amplia y rápida posible, la llegada de las variantes se suma al acelerador. Para poner fin a la epidemia de EE. UU. la población necesita desarrollar lo que se conoce como inmunidad de grupo y, según la dinámica de transmisión, llegar a ese punto con un virus que se propaga más rápido requerirá que se vacunen aún más personas.   Los epidemiólogos esperan que los esfuerzos mejorados de mitigación, ya sean dirigidos a la transmisión del coronavirus en general o a las variantes más específicamente, puedan ganar tiempo al país para expandir sus campañas de vacunas antes de que las variantes ganen demasiado territorio.   “Básicamente estamos en esta carrera, porque si alcanzamos la inmunidad colectiva antes de que la primera mutación se convierta en responsable de la mayoría de los casos, entonces la segunda podría nunca ser responsable de la mayoría de ellos”, dijo Brooks Miner, ecologista evolutivo en Ithaca College.   Estados Unidos tiene una red de vigilancia genómica notoriamente irregular para diferentes variantes virales, y ya parece que dondequiera que los investigadores busquen al menos la primera cepa mutada, la están encontrando.   Coronavirus: EEUU supera a Italia: 20.000 muertos y más de medio millón de  contagiados por Covid-19   Un viaje no tan interesante   Cuando se importan más variantes transmisibles a un país, no se hacen presentes de inmediato. Pueden pasar semanas o meses para que alcancen niveles en los que comience a sentirse el impacto de su contagiosidad y para que eliminen otras formas del virus al propagarse más rápido.   Los científicos del Reino Unido, por ejemplo, identificaron que el país tenía una variante de rápida propagación en diciembre, pero miraron hacia atrás y notaron que apareció por primera vez en sus datos de secuenciación en septiembre. En Irlanda, donde la transmisión se encuentra entre las más altas del mundo ahora; en esa instancia representó el 8,6% de los casos secuenciados una semana, luego el 12,8% la semana siguiente, más tarde el 24,9%. Ahora llega a la mitad de los casos .   Dichos datos sugieren que si los países responden rápidamente, pueden rodear las variantes antes de que desplieguen. Pero hay al menos dos desafíos para los EE. UU. Debido a que el coronavirus se está propagando con tanta facilidad allí, más variantes transmisibles que lleguen “encontrarán un terreno fértil para transmitir y generar muchos casos y eventualmente reemplazarán” a las variantes más antiguas, dijo Vespignani.   Además, debido a la falta de vigilancia, no está del todo claro en qué parte del proceso de evolución se encuentran las variantes en este país. “No sabemos cuál es nuestra posición actual”, dijo la epidemióloga de enfermedades infecciosas Caitlin Rivers del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud“. ¿Estamos en la semana 1 o estamos en 6, o simplemente no hemos llegado a la crisis?   No está del todo claro qué tan contagiosas son las variantes; Puede ser difícil desentrañar qué factores (evolución viral, flexibilización de las políticas de mitigación, reunión de personas) están contribuyendo a nuevos casos. Pero algunas estimaciones han establecido que la primera mutación es entre un 30% y un 50% más transmisible que otras formas de SARS-2.   “Las tasas de transmisión serán significativamente más difíciles de contener si vemos una proliferación más generalizada de la mutación del Reino Unido”, dijo Mark Ghaly, secretario de salud de California, que ya ordenó a las personas en algunas regiones que permanezcan en casa porque los brotes locales han amenazado la capacidad del hospital.   Mientras los científicos observan la acumulación de variantes en otros países, lo ven como un adelanto de lo que podría suceder en este país sin más acciones. En cierto modo, recuerda cómo Estados Unidos se entretuvo cuando la ola inicial de casos de COVID-19 llegó al país el año pasado, sin absorber que un virus que atravesó China y luego Italia estaba en camino de hacer lo mismo en Estados Unidos.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

SALUD
Vacuna
SALUD
Rosario

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!