Merkel impulsa a una gobernadora como posible sucesora en Alemania.

Bajo la presión que ejerce un sector de su partido que, hace tiempo, empujan por un recambio, Angela Merkel propuso a Annegret Kramp-Karrenbauer, conocida como AKK, la figura con más posibilidades de suceder a la cuatro veces jefa de Gobierno, como secretaria general de la Unión Cristiano Demócrata (CDU), según anunciaron en una conferencia de prensa conjunta en Berlín.

La elección de Kramp-Karrenbauer, gobernadora del estado de Sarre, en la frontera con Francia, será sometida a votación, el próximo 26, en el congreso extraordinario que celebrará la CDU, en cual se ratificará o rechazará el acuerdo para formar Gobierno con el Partido Socialdemócrata. La victoria lograda el año pasado en Sarre por la líder conservadora fue un eslabón importante en la cadena de derrotas sufridas por el partido socialdemócrata liderado por Martín Schulz. Kramp-Karrenbauer sorprendió a todos, cuando alcanzó el 40,7 por ciento de los votos, frente a un 29,6 de lo socialdemócratas, que se transformaron en sus aliados para lograr formar gobierno.

La propia Merkel destacó el hecho,“poco común”, de que una jefa de estado, recientemente electa abandone su cargo para dedicarse a su partido. El motivo principal por el cual Kramp-Karrenbauer decidió aceptar el cargo tiene que ver con la crisis que atraviesan los conservadores, que han perdido muchos de sus seguidores del ala más conservadora en el último tiempo.

Además, la principal potencia de Europa atraviesa una crisis económica y la impugnación, por parte de la sociedad, de las políticas llevadas adelante por Merkel, como la migratoria, y el crecimiento de los partidos neonazis. “Estamos experimentando una de las fases políticas más difíciles en la historia de Alemania, desde la posguerra”, dijo la gobernadora en conferencia de prensa. AKK marcó su línea renovadora y aseguró que pondrá en marcha un debate sobre el programa de la CDU, en la que se tendrán en cuenta las opiniones de todas las corrientes dentro del partido, un debate desde las bases hasta el vértice de la organización.

Ampliar la base electoral, y recuperar el caudal de votos históricos de la CDU, que en las últimas elecciones obtuvo un 30%, su peor resultado desde 1949, con casi un millón de votantes que optaron por la extrema derecha, será su principal reto.

Jens Spahn, uno de los principales críticos internos de Merkel, celebró la designación de Kramp-Karrenbauer. “Nos encontramos ante un proceso de debate importante, también en cuanto al programa”, dijo.

A pesar de estas palabras, hay quienes especulan con que la designación de la gobernadora como candidata es recibida por los conservadores del partido como una muestra de la decisión de Merkel de continuar con políticas que lleven la CDU “hacia el centro”. El descontento dentro del partido hacia la jefa del Estado alemán se intensificó con los acuerdos llevados adelantes para formar gobierno con los socialdemócratas.Merkel es acusada de ceder lugares estratégicos como el ministerio de Finanzas. El ala más derechista de la CDU podría calmar sus ánimos si alguno de los ministerios claves del futuro gabinete estuviera reservado para ellos.

A pesar del alineamiento político y la similitud de estilo entre estas dos mujeres, AKK defendió en algunos momentos posiciones más conservadoras. Se opuso al matrimonio igualitario y estuvo a favor de endurecer los controles para determinar la edad de los refugiados que se declaran menores de edad.

Compartir

Notas Relacionadas

INTERNACIONALES
Brasil
INTERNACIONALES
Rusia
INTERNACIONALES
El Vaticano

Comentarios