Sábado 28 de Noviembre de 2020

Hoy es Sábado 28 de Noviembre de 2020 y son las 04:20 AM 1500 - Radio Nuclear desde la ciudad de Zarate - Provincia de Buenos Aires - Desde el 14 de Abril de 1973 llevando información y uniendo a toda la zona norte a través de una frecuencia

POLÍTICA

5 de noviembre de 2020

Preocupación

Con prisión domiciliaria, sin amigos, y preocupado por la posible revisión de algunas causas que creía cerradas, el empresario Lázaro Báez paga el error de haber contratado a Leonardo Fariña y haber manejado mal el escándalo generado por sus denuncias.

Un Lázaro difícil de resucitar

"El problema más grave de Lázaro es que tenía un solo amigo y se le murió...Y lo peor es que si viviese ese amigo, ya lo hubiese cagado a trompadas varias veces", dijo un profesional vinculado con el empresario Lázaro Báez que pidió absoluta reserva de su nombre y de su profesión.

"Lázaro no se hace querer...Es un tipo complejo...Ni siquiera lo bancan los hijos...", agregó el informante. "Y lo peor con Báez es que pese a que es muy desconfiado, elige mal a los colaboradores y el peor ejemplo de su poco olfato con la gente es Leonardo Fariña", el extrovertido "contador" que generó el escándalo que terminó con Báez preso e involucrando a casi todo un gobierno.

De este modo, "el profesional" -que ya no trabaja con el procesado-, sintetiza el carácter y el estilo de un hombre cuyo silencio sigue siendo lo único que le brinda un halo de misterio y respetabilidad, pese a ser el responsable de la causa denominada "Ruta del dinero K" que, en realidad, debería ser, según la fuente, "el camino de la plata B (Báez)".

El programa de Lanata con el que comenzó la debacle

En abril de 2013, Jorge Lanata hizo un programa cuyo ráting (más de 30 puntos) nunca pudo superar: "La ruta del dinero K", con declaraciones (tomadas con cámara oculta) de Leonardo Fariña, quien Lázaro Báez había contratado para reestructurar financieramente su grupo de empresas y que terminó llevándolo a la ruina y perjudicando gravemente a todo el gobierno de la esposa de quien fuera su mejor amigo (Néstor Kirchner).

El programa tenía la combinación perfecta para captar a la audiencia: muchos millones de dólares, corrupción y farándula (Fariña se había casado dos años antes con una modelo famosa, se exhibía en Ferrari y otros autos de lujo, pagaba en efectivo cantidades impresionantes y se paseaba por los canales de TV).

A partir de ese programa, Lázaro hizo lo imposible para negar las acusaciones, mantuvo conversaciones reservadas con Fariña a través de abogados y ganó tres años, hasta que el juez federal Sebastián Casanello dispuso su procesamiento y prisión preventiva por la famosa causa de la "ruta del dinero K" -que en realidad es B- y sumó otros procesamientos complicados, siempre vinculados con su ex asesor estrella, el arrepentido Fariña.

Un gaucho perdido entre dos campos

En su afán por diversificar los negocios, Báez fue asesorado por Fariña, ya no como experto en finanzas, sino en desarrollador de "real estate". Según el informante, "Báez estaba maravillado con el joven (Fariña) amigo de su hijo Martín, que desplegaba una verborragia que lo deslumbraba y conocimientos sobre negocios financieros, banca internacional e inversiones inmobiliarias".

Siempre según la fuente, el primer negocio inmobiliario que le propuso Fariña a Lázaro Báez fue la compra de un campo de unas 3.600 hectáreas en Mendoza, llamado "El Carrizalejo" . "Aunque Báez lo niegue, Fariña fue quien le recomendó la compra de ese campo y habría hecho la operación 'en comisión' ", contó. La fuente dice que no puede probar que los más de 8 millones de dólares (en los papeles figuran 5 millones) que en realidad habría pagado Fariña por el campo mendocino fueron entregados en efectivo por el empresario patagónico, y que comprende que Lázaro lo niegue. "Si se probara que Lázaro entregó ese dinero negro, estaría hasta las manos".

Lo cierto es que en la causa por evasión tributaria e insolvencia fiscal agravada en la que fue condenado a 4 años de prisión, Fariña primero dijo que el dinero se lo había dado Báez, luego otro empresario y, finalmente Báez, pero éste fue sobreseído. "Aunque debe verse qué pasará más adelante", afirmó la fuente que recordó la extrema preocupación que tenía el dueño de Austral Construcciones en esa época. "Tendría que seguir preocupado -explicó el informante-. Pueden aparecer nuevos hechos y complicar su situación".

Entre esos nuevos hechos, figura la versión que circuló sobre el presunto ofrecimiento que Lázaro Báez le habría hecho antes del juicio a Leo Fariña: "podés quedarte con el campo, pero no me menciones", le habría dicho. Lo cierto es que Fariña compró ese campo "en comisión" y cuatro años más tarde lo escrituró a su nombre en 5 millones de dólares y el mismo día lo vendió (en 1.8 millón de dólares) a un empresario de la salud que hasta el día de hoy se arrepiente de esa operación.

Los jueces Claudio Gutiérrez de la Cárcova, Jorge Pisarenco y Susana Pellet Lastra, integrantes del Tribunal Oral en lo Penal Económico Nº1, condenaron a Leonardo Fariña a cuatro años de prisión por evasión agravada por la compraventa del campo de Mendoza. El imputado fue acusado de evadir el pago de $4.620.000, correspondiente al Impuesto al Valor Agregado del ejercicio anual 2010 y por la evasión del pago del Impuesto a las ganancias de la suma de $7.700.000 del período fiscal 2010.

Entre sus fundamentos, el tribunal explicó que “conforme el relevamiento de hechos y la exteriorización de las Declaraciones Juradas presentadas (por Leonardo Fariña), se detectó un incremento patrimonial carente de justificación durante el curso de la fiscalización iniciada bajo la orden de intervención Nro. 758.597, evidenciado en la adquisición de bienes inmuebles en el año 2010, siendo específicamente cinco fracciones de campos en la localidad de Tunuyán, Mendoza, por un valor de cinco millones de dólares estadounidenses”.

La aventura esteña

Otra "gran inversión" inmobiliaria propuesta por Fariña a Báez tuvo lugar en Punta del Este (Uruguay). En este caso, se trató de una parcela de tierra de 140 hectáreas, "El Entrevero", ubicado en José Ignacio, donde pensaban construir un complejo de departamentos de lujo, un shopping center, pista de aterrizaje de aviones privados, y hasta un puerto.

Sin embargo, para esa época, febrero de 2011, Lázaro ya estaba preocupado por el "exhibicionismo de Fariña y la diferencia entre el precio que le dijo que había pagado y el de mercado", explicó el informante.

Según contó la fuente, el campo se escrituró a favor de una sociedad presidida por el contador de Lázaro (Daniel Pérez Gadin) en agosto de 2011 por 14 millones de dólares, pero Fariña habría pagado en efectivo en enero de ese mismo año 16,5 millones, aunque con recibos por menor valor. Lo cierto es que las autoridades uruguayas iniciaron una causa por presunto lavado de dinero que involucra a Báez, Pérez Gadin y a un martillero y un escribano uruguayos. Estos dos últimos fueron multados por incumplir las normas antilavado.

La "domadora de camellos"

El ex asesor de Lázaro Báez pide reserva y que no involucre a "gente inocente que no entendió que el proceso vivido en la cárcel por Lázaro, que pasó de boludo engañado por un pibe de 20 años (Fariña) a vivo que cree que todos lo quieren robar y no le paga a nadie".

"A Lázaro lo asesoraron profesionales de distintas disciplinas", dice la fuente que no aclaró si esos profesionales fueron abogados, contadores o médicos. "No quiero problemas, ni ensuciar a gente correcta, ni ganarme enemigos", dijo.

Entre esos profesionales "se destacó la 'domadora de camellos'. contó riendo el informante. "Le decíamos así porque gustaba subir fotos de sus viajes por África en los que paseaba en camellos", explicó.

"Resulta que la 'domadora' contrató distintos servicios y acordó honorarios en nombre de Lázaro que o nunca pagó o pagó a medias", narró el informante. "Pero muchos creen que ella fue la que no cumplió y no es cierto", aclaró como queriendo salvar a su colega de los problemas que estaría teniendo.

Un futuro incierto

Al comienzo de la charla, el informante mencionó que Lázaro Báez no tenía amigos. ¿Y ahora, cuál es la situación?, preguntó el cronista. "Está en el peor momento porque no entiende que no lo quiere ni la oposición, ni el oficialismo, ni la familia, ni sus colaboradores y ex colaboradores", contestó.

Lázaro Báez fue un empresario "exitoso", que ganó cientos de millones de dólares, pero está con prisión domiciliaria, procesado por delitos graves y repudiado tanto por la oposición como por el oficialismo. En varios reportajes, Báez se defendió sosteniendo: "me usaron como un forro". En su entorno cercano -cada día más dispuesto a hablar- se pregunta si en realidad es "un forro" y no lo reconoce.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

POLÍTICA
AMBA
POLÍTICA
Corte Suprema

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!