Viernes 27 de Noviembre de 2020

Hoy es Viernes 27 de Noviembre de 2020 y son las 12:06 AM 1500 - Radio Nuclear desde la ciudad de Zarate - Provincia de Buenos Aires - Desde el 14 de Abril de 1973 llevando información y uniendo a toda la zona norte a través de una frecuencia

  • 24.8º
  • Soleado

DEPORTES

2 de noviembre de 2020

Boxeo

El estadounidense Gervonta Davis venció al azteca Leo Santa Cruz por KO 6 –debió haber sido KOT- en lo que fue el nocaut del año, quizás de la década, y se alzó con los títulos superpluma y ligero de la AMB en un vibrante combate.

Gervonta Davis noqueó a Leo Santa Cruz

Gracias Gervonta Davis, por haber devuelto al boxeo en estos tiempos de crisis generalizada, aunque sea por un instante, al lugar que siempre tuvo.

Y por buscar llenar los ojos desde el primer segundo, ya sea con estética o con contundencia –o con ambas-, sin especular.

Por no defraudar. Estamos hartos de que se vendan “Peleas del Siglo” en donde terminan jugando a la mancha, y de bravucones que abajo del ring rugen como leones, pero arriba parecen gatitos juguetones.

Por recordarnos lo que es el boxeo. Y remontarnos a las épocas de Leonard, Hagler, Hearns, Pipino, Tyson, Holyfield, ni hablar los duelos Alí-Frazier, donde nadie iba para atrás, ni desperdiciaba un segundo de combate.

Gracias por no dejarnos cabecear de sueño esperando que llegue un golpe, o que se arme la pelea de una vez.

Por no tener que despotricar con injustas tarjetas, localistas, promotoristas, política y comercialmente correctas, y evitarnos hacer elucubraciones conspirativas, indignados al comprobar que quienes supuestamente “saben” y deben “hacer justicia” vean el boxeo a veces tan diferente a nosotros.

Y por eximirnos del insalubre ejercicio de tener que pensar mal y prejuzgar de corrupción o ineptitud a gente que no conocemos, pero que nos obligan a despreciarlos.

El nocaut en el 6º propinado el sábado por la noche en el Alamodome de San Antonio, Texas, al mexicano Leo Santa Cruz, en lo que fue la primera pelea con público post cuarentena, perforó la pantalla. Fue no sólo el del año; quizás el de la década. Y la pelea recordó de algún modo los 3 rounds de Hagler-Hearns, y por momentos –sobre todo en el 6º round- retrotrajo a pasajes del 10º asalto entre Corrales-Castillo I, la mejor de la historia.

Gracias. Por hacer que hoy se hable del boxeo algo bueno. La semana pasada la atención fue un rodillazo volador de MMA que causó un impactante nocaut. Hoy se hablará de uno con puños enguantados.

Y que esto no vaya en detrimento de quien lo sufrió, en este caso el Gran Leo Santa Cruz, cuádruple campeón mundial (gallo, supergallo, pluma y superluma), que por el contrario, jerarquizó la hazaña. A nadie gusta ni deleita una maniobra en contra de nadie, y menos desde los zapatos de la víctima.

Sucede que peleón y nocaut juntos entre dos figuras del tenor de ellas es demasiado pedir, difícil de encontrar y asimilar con calma, como si se tratase de algo de todos los días. Habría que hacer mucha memoria para rememorar un combo así. Tal vez Pacquiao-Márquez, Tyson-Spinks, Hearns-Pipino, o Hearns-Durán. No muchas veces se enfrentan dos campeones y uno termina dormido, fulminado de esa forma como Santa Cruz el sábado.

Y habían dos coronas en juego en la misma noche, algo que –al menos en el boxeo moderno- sólo sucedió con Leonard-Lalonde, aquella vez en que Sugar Ray “inventó” un peso intermedio de 76 kg para obligar al canadiense a bajar 3,5 kilos y disputar el supermediano vacante junto al mediopesado (ambos del CMB), que estaba en poder de Lalonde. La exigencia para dar un peso inhabituado le pasó factura, fundió biela en el 5º y perdió en el 9º.

Esta vez estaban el juego el superpluma AMB de Santa Cruz junto al ligero AMB de Gervonta, con la diferencia que quien debió adaptarse al peso de su rival fue el yanqui, algo que le cuesta. Y no sólo lo hizo, sino que fue el vencedor, para volver a ostentar el superpluma, ahora junto a la ligero. ¿Cómo seguirá eso? ¿Deberá optar por una? Hoy a quién le importa.

“El ganador del combate quedará seguro en el top 10 libra por libra”, dijeron en la transmisión de ESPN.

¿¡Entre los 10!? ¿Y los primeros quiénes son? ¿Los que ganan aburriendo, con fallos polémicos e injustos, los que ganan más plata o venden más PPV, los que tienen carreras cuidadas, los que especulan, corren, agarran, o ganan por puntos por el canto de una uña?

¿Las formas no cuentan para erigir a alguien en una corona apreciativa, subjetiva, sin ránking ni reglas, sólo empática y abstracta como la de “libra por libra”?

Gracias, Gervonta, porque el goce no precisa de reconocimientos. Gracias entonces por hacer que los que amamos al boxeo, hayamos quedado como reyes.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »