Ricardo Rouvier

Elecciones y escenarios políticos

La elección del 27 adquiere una importancia particular, porque señalaría el final de un ciclo, corto por cierto, de un gobierno no peronista. Por supuesto que estamos partiendo de la hipótesis de un triunfo del binomio Fernández/Fernández sin recurrir a la segunda vuelta, hipótesis que nos permiten esbozar las mediciones electorales que le otorgan una ventaja suficientemente amplia al Frente de Todos respecto al oficialismo. Es decir, tendríamos un interregno, el gobierno de Cambiemos, entre dos períodos peronistas.

La probable victoria del Frente de Todos tiene varias causas y otras tantas consecuencias. Una de las principales razones de la interrupción de la continuidad de Cambiemos, es la situación socioeconómica (que significa una caída en el standard de vida de la gran mayoría de los argentinos), la incertidumbre sobre el futuro, la conformación de una deuda externa extraordinaria, el incremento de la dolarización en la economía doméstica, la alta inflación, el aumento de la pobreza, concentraciones problemas de alimentación en diversas parte del país, la situación de los niños y adolescentes que uno de cada dos es pobre.

El otro factor es que la oposición peronista pudo superar el techo del 31/32 por ciento que le otorgaba el voto de la ex Presidenta y, al unirse, logró sumar votantes superando al núcleo duro del oficialismo que posee porcentajes parecidos. La jugada de CFK al elegir a Alberto Fernández, un político con un perfil moderado, pluralista y dialoguista fue exitosa en términos electorales.

Alberto Fernández reúne condiciones para la etapa que viene, que será, que es ya, de emergencia y que obligará a convocar a los sectores del Capital, el Trabajo y se completará con la tercera pata que es el Estado. Además, habrá que estimular el diálogo en el Congreso con otros bloques, para respaldar la legitimidad del nuevo gobierno. Entonces, la confluencia del peronismo k, del no k, del massismo, sumado a ex votantes macristas desencantados, configuraron un bloque que hoy alcanza o supera el 50% de los votos.

Si se confirma el resultado que prevé el 72% de la población, comenzará otra historia en la cual el contexto tendrá una gran incidencia sobre la alianza interna que sostiene al peronismo unido. Habrá terminado la campaña y comenzará a desplegarse en su complejidad la gobernabilidad, que implica sentarse a negociar con quien no hay una afinidad previa. Además, hay que articular diversas opiniones y creencias respecto a las políticas públicas.

La fuerte reacción en la campaña electoral del gobierno de Macri, apoyada en la consigna "Si Se Puede", tratará de evitar lo que se avecina como una crisis de la alianza, que hoy integran el PRO, como conducción, la UCR como acompañante crítico, y la Coalición Cívica sostenida en la imprevisible Carrió.

Se tratará de revertir un resultado electoral que parece inapelable y buscarán habilitar un turno más a través de un eventual balotaje. Y en vistas al resultado de las PASO, el Gobierno adoptó de manera urgente un conjunto de medidas que el propio Ejecutivo no comparte porque adoptan un matiz populista y amplían la intervención del Estado por fuera de lo que la filosofía económica neoliberal permite. Y ante este panorama, el análisis político se interroga sobre cómo sería un próximo gobierno de Juntos por el Cambio con un poder tan reducido.

De confirmarse los vaticinios actuales que establecen la victoria del binomio Fernández/Fernández, el horizonte político a partir de diciembre se modificará. La UCR es uno de los costados más sensibles de la coalición gobernante y la reciente elección mendocina con cierre de territorio ante el socio macrista, muestra un anticipo de lo que seguramente serán las nuevas configuraciones políticas.

Los territorios dominados por la UCR como Corrientes, Jujuy, Mendoza serán la base de reconstrucción de un renovado radicalismo. En el futuro del PRO, parece que Larreta y Vidal que seguramente tendrán un lugar en un renovado PRO. En cambio, es muy difícil imaginar un porvenir político para el actual Presidente.

 

Ricardo Rouvier - Fuente : Diario Popular

Compartir

Comentarios