La fuerza de seguridad armó un cordón para evitar que la gente corte de los carriles exclusivos de los colectivos. Hay heridos y un detenido

Con palos, golpes y gases, la Policía se enfrentó con manifestantes que querían cortar el Metrobus

En el marco de la confirmación del acampe por 48 horas en la 9 de Julio por parte de las organizaciones sociales, pasadas las 16 se registraron incidentes entre la Policía y los manifestantes que incluyeron palos, gases y golpes, lo que dejó como resultado heridos y un detenido.   Un grupo de personas que se movilizaba hacia la sede del Ministerio de Desarrollo Social, se enfrentó con miembros del cuerpo de Infantería de la Policía de la Ciudad. Trascendió que se había acordado el acampe pero que la fuerza de seguridad no iba a permitir cortar el Metrobús durante las 48 horas que dure la protesta.   “La represión nunca solucionó nada”, aseguró Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero, quien denunció que hubo “heridos y detenidos”. Tras los incidentes, los efectivos colocaron un cordón para evitar que se ocuparan los carriles del transporte público.   “Vamos a hacer el acampe y plantearle a la ministra (Carolina Stanley) que abra la mesa de diálogo. ¿Dónde están los encapuchados? Han tirados gases y palos contra gente desarmada y sin caras tapadas”, enfatizó Belliboni en declaraciones a la prensa.   A raíz de lo ocurrido, fue aprehendido un hombre, identificado como Claudio Gabriel Contreras, quien según informaron fuentes policiales “tiene antecedentes por ‘atentado y resistencia’ en una marcha en el marco de una protesta de grupos de izquierda contra la extradición de Facundo Jones Huala”.

Compartir

Comentarios