La crisis golpeó con fuerza a la industria automotriz. Según un estudio, desde comienzo de año hasta agosto, cerraron 180 concesionarios en Capital Federal y Conurbano bonaerense

Unas 180 concesionarias de autos cerraron este año y se perdieron 3.600 empleos

La recesión y la caída en el poder adquisitivo del argentino golpeó con dureza a la industria automotriz, luego de que un estudio revelara que, desde comienzo de año hasta agosto, cerraron 180 concesionarios en Capital Federal y Conurbano bonaerense.

El dato fue dado a conocer gracias a un relevamiento llevado a cabo por la ONG Defendamos Buenos Aires con la asistencia del Estudio Miglino y Abogados, los cuales realizaron una nueva encuesta sobre la actividad económica en torno a la venta de autos nuevos en el distrito AMBA.

De acuerdo al mismo, estos cierres conllevaron, además, a que 3.600 personas perdieran sus empleos, lo cual demuestra, según el director de Defendamos Buenos Aires, Javier Miglino, "el difícil momento que atraviesa el sector que agrupa a las agencias vendedoras de autos cero kilómetro denominados multimarcas y a los concesionarios oficiales de marcas de autos que producen en el país e importadoras".

En tanto, Miglino afirmó que los concesionarios oficiales "pasaron de vender un promedio de 720 mil coches al año, durante una década, a poco más de 360 mil proyectado para este 2019".

Cabe destacar que el relevamiento se llevó a cabo en 35 puntos de la Capital Federal y 50 del Conurbano bonaerense. De esta manera, el director de dicha ONG expresó que "hace unos días y con los últimos cierres, pasamos de casi 1.200 concesionarios, una cifra que se mantuvo por 25 años, a menos de mil".

"El límite psicológico de los mil emprendimientos de venta de autos nuevos nunca se había alcanzado y es un indicador del mal momento que vive el sector, donde no solo hubo 3.600 despidos sino que, probablemente, haya algunos más hasta febrero de 2020, porque clásicamente el mes de enero se patentan los coches comprados en diciembre y las ventas suelen ser nulas hasta febrero, lo que pone los pelos de punta a más de un empresario", agregó.

Bajo esta línea, dejó en claro: "Según la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA), la producción de vehículos cayó un 37,5% durante el último mes de agosto con relación al mismo mes de 2018, cuando apenas se produjeron 30.815 vehículos, con un horizonte anual de 360 mil vehículos. Un clarísimo descenso en relación a la década 2005-2015, cuando se produjeron en promedio 720 mil vehículos anuales, es decir, exactamente el doble".

Asimismo, Miglino explicó que, en general, "el público no sabe que un concesionario oficial de venta de autos nuevos entraña varios negocios más".

"El taller que realiza la preentrega del auto nuevo; los services oficiales de 10 mil, 20 mil kilómetros y demás; la puesta a punto de los autos usados para su reventa; el taller de chapa y pintura que está en respaldo del negocio de reventa de usados; la venta de repuestos originales que vende al público pero también surte al taller de reparaciones; la administración y venta de los planes de ahorro; y, por último, la gestoría, que se encarga de los patentamientos, bajas en jurisdicción y altas para los usados, inscripciones de prenda para aquellos vehículos que se retiran con financiamiento", explaya en relación a la enorme industria que rodea a la venta de autos.

Compartir

Comentarios