Dos delincuentes bajaron de un auto y acribillaron a Diego Matías Fuentes, quien murió en el hospital Santojanni. Era el propietario del puesto de comidas ubicado junto a la General Paz. Su acompañante, ileso.

Almorzaba en su parrilla al paso y lo mataron a tiros

El dueño de una parrilla al paso instalada en una de las márgenes de la avenida General Paz fue asesinado de cuatro balazos por dos delincuentes. El trágico episodio se produjo en la localidad bonaerense de Lomas del Mirador.

El hecho ocurrió en la tarde de ayer al 13 mil de la avenida de circunvalación, sobre la zona parquizada ubicada entre la traza principal, mano al Riachuelo, y la colectora, donde la víctima -de 29 años- almorzaba junto a un hombre mientras atendía su puesto de comida. Según trascendió, ambos se encontraban sentados cuando dos hombres armados descendieron de un Chevrolet Meriva color gris y comenzaron a dispararles.

El joven, al que la Policía identificó como Diego Matías Fuentes, domiciliado en la cercana localidad de Villa Madero, recibió dos disparos en la pierna y dos en el estómago, en tanto que su acompañante resultó ileso.

Por su parte, los delincuentes, momentos después, volvieron a subir al Meriva y escaparon por la colectora de avenida General Paz, en dirección hacia el puente La Noria, sin robarles ninguna de sus pertenencias a Fuentes y su compañero, por lo que los investigadores estimaban que se trató de un ataque en el marco de un ajuste de cuentas.

"Parece que fue un ajuste de cuentas. Sospechan de una venganza hacia el parrillero", expresó al portal de noticias Infobae una fuente cercana a la investigación.

Tras ser brutalmente atacado, Fuentes fue trasladado de inmediato al hospital Santojanni del barrio porteño de Mataderos, donde finalmente falleció a raíz de la gravedad de las heridas recibidas, mientras era intervenido quirúrgicamente.

El puesto en el que atendía el hombre asesinado contaba con una parrilla móvil, tres conservadoras y algunas sillas y mesas para los comensales. "Funcionaba como una parrilla al paso. Los clientes bajaban por colectora, dejaban sus vehículos sobre la zona parquizada, comían algo rápido y seguían", precisó uno de los investigadores.

En el lugar, la Policía de la Ciudad recolectó varios casquillos de las balas que utilizaron los asesinos. De hecho, las mismas agujerearon las sillas y la parrilla.

El caso fue derivado a la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 38, a cargo de Betina Vota, quien ordenó la presencia en la escena del crimen de la Unidad Criminalística Móvil (UCM), y dio intervención en la pesquisa a la División Homicidios, con la participación de la Brigada C9, todos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios