Para amortiguar el fuerte impacto de la devaluación, las autoridades de Salud iniciaron gestiones para congelar el precio de los principales grupos terapéuticos por un plazo de entre 60 y 90 días

Apuran a laboratorios para congelar precio de remedios

Con el objetivo de amortiguar el impacto de la fuerte devaluación en el precio de los medicamentos, las autoridades de salud del Gobierno nacional iniciaron conversaciones con la industria farmacéutica con miras a un congelamiento en los valores de los principales grupos terapéuticos por un plazo de entre 60 y 90 días.   El diálogo con los laboratorios fue confirmado a este diario por fuentes de la secretaría de Salud de la Nación que conduce Adolfo Rubinstein, que señalaron que las conversaciones todavía están en etapas preliminares y se negaron a dar precisiones.   Según lo que trascendió hasta ahora, se pretende replicar el convenio alcanzado con las empresas de consumo masivo en el rubro alimentos con los "Productos Esenciales".   En este sentido, el acuerdo definiría una "canasta básica de medicamentos" compuesta en el caso de los laboratorios nacionales por el 70% de los productos que producen y en el de los extranjeros, será un listado de drogas de alto costo para tratamientos especiales.   La "canasta básica de medicamentos" incluiría antibióticos, analgésicos, antihipertensivos, betabloqueantes, medicamentos oncológicos, entre otros.   Por la tarde habrían comenzado las reuniones entre el secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, sus equipos técnicos, y el coordinador de la Jefatura de Gabinete, Nicolás Pavlovsky, con las cámaras que nuclean a los laboratorios nacionales y extranjeros.   La volatilidad del dólar es la principal traba para sellar el pacto ya que los medicamentos tienen un alto componente importado y, por ende, son muy sensibles al precio de la divisa estadounidense.   Según consignó el diario La Nación, desde la Rosada le pidieron a los laboratorios que retrotrajeran los precios al nivel previo a las PASO ya que, en las primeras dos semanas posteriores a la elección, tras la suba de la divisa a $58-62, los remedios aumentaron entre 8 y 12% promedio.   Los laboratorios quedaron en evaluar un congelamiento, pero no una rebaja y a la propuesta del Gobierno que quiere que el plazo sea por 90 días y le contestaron que hasta 60 días es lo máximo.   En diálogo con este diario Ricardo Pesenti, directivo de COFA (Confederación Farmacéutica Argentina), señaló que uno de los puntos de negociación con la industria es la brecha que existe entre lo que paga el PAMI por los remedios y el valor de mercado.   En este sentido Pesenti precisó que "hoy esa brecha es del 30 %, lo que implica que un medicamento que cuesta $130 en la calle, el PAMI lo paga $100 en promedio y al afiliado le cuesta $20 con los descuentos".   Para el directivo de COFA "con la devaluación esos precios no se actualizaron y sólo se les aplicó un reajuste sobre la inflación de julio que fue del 2,2%, totalmente insuficiente en relación a la suba del dólar".   Para Pesenti, la industria propone achicar esa diferencia, que en momentos de normalidad se ubicaba en el 10 %, y además plantea que el plazo de congelamiento que propone el Gobierno de 90 es muy complejo de implementar dadas las circunstancias.

Compartir

Comentarios