Luchemos por la Vida observó el comportamiento de los ciclistas en el tránsito de la ciudad de Buenos Aires y comprobó cuánto se arriesgan.

Ciclistas en alto riesgo

 Luchemos por la Vida observó el comportamiento de los ciclistas en el tránsito de la ciudad de Buenos Aires y comprobó cuánto se arriesgan.

      La mayoría de ellos no usa el casco, no se detienen ante el semáforo rojo, ignoran la prioridad peatonal, circulan sin luces, y muchos circulan de contramano y usan celular mientras conducen entre otras conductas riesgosas.

     El exceso de confianza de los ciclistas, al moverse en dos ruedas desde pequeños, posiblemente se ve incrementado frente a la disponibilidad de más kilómetros de ciclovías, una mejora imprescindible más allá de sus falencias, y el incentivo oficial a este medio de locomoción.

     Urge controlar y sancionar los comportamientos de riesgo de los ciclistas y brindarles educación para su propio cuidado y seguridad y la de los demás usuarios que conviven en el espacio compartido de la vía pública.

CICLISTAS EN LA VÍA PÚBLICA

Investigación realizada en la ciudad de Buenos Aires, en los meses de junio/julio de 2019 sobre un total de 1.766 bicicletas observadas (días hábiles, 9-18 hs):

OBSERVACIONES ESPECIALES: en todos los usuarios de “Ecobici” el uso de casco fue 0, al igual que en los policías en bicicleta.

* Conductas todas legalmente obligatorias cuya falta de cumplimiento, además, pone en grave peligro la vida o la integridad física de los ciclistas y/o de terceros.

** Solo fueron incluidos los casos en que el ciclista en los hechos podía cruzar en rojo, y no aquellos casos en que el flujo del tránsito le impedía hacerlo.

Conclusiones

     Existen tres factores principales que contribuyen al riesgo de los ciclistas:

- Falta de educación vial. La población de ciclistas, al igual que el resto de la población, casi no ha recibido educación vial de ninguna clase, tampoco para conducir bicicletas. No comprenden que, en tanto circulan por la calzada con un vehículo deben, como conductores, conocer y respetar las reglas del tránsito. Y que son, después de los peatones, los más vulnerables en el tránsito, agravado por los conductores de los demás automotores que tampoco respetan los derechos de los ciclistas ni cuidan su fragilidad.

- Falta de controles. Si el tránsito en general se encuentra descuidado por parte de las autoridades de aplicación de la ley, los ciclistas parecen invisibles para ellas. Las bicicletas no son sujetos de control para los agentes de tránsito. Esta indiferencia refuerza en los ciclistas la creencia de que las normas de tránsito no son para ellos. Y no los ayuda a internalizar el respeto por las normas que atañen a su seguridad.

- Falta de infraestructura adecuada: las ciclovías y sendas para ciclistas en Buenos Aires necesitan ser extendidas, interconectadas y mejoradas en distintos aspectos, y son casi inexistentes en los alrededores.

     Existen escasez y fallas en la señalización vertical y horizontal. Además, muchas de las vías para ciclistas son estrechas, el asfalto está incompleto y desnivelado, y se encuentran obstruidas por vehículos estacionados, volquetes, etc.

Compartir

Notas Relacionadas

LUCHEMOS POR LA VIDA
Alta velocidad
LUCHEMOS POR LA VIDA
Conduciendo Por la Vida 2019

Comentarios