Sucede luego de entrar en vigor la Ley de Víctimas Infantiles, que permite a las víctimas demandar hasta dentro de un año a sus violadores, aunque el delito ya haya prescripto y denunciarlos hasta los 55 años.

Extendió la edad para denuncias y hubo un aluvión de demandas por abuso

La ciudad de Nueva York abrió este miércoles una "ventana al pasado" que permite a las víctimas de abusos sexuales infantiles demandar a sus violadores, un hito en la defensa de los menores que pone en jaque a la Iglesia católica, que ha recibido ya cientos de denuncias, e incluso al fallecido millonario Epstein.

La Ley de Víctimas Infantiles del estado de Nueva York, aprobada en enero, entró en vigor ayer y permite que, hasta dentro de un año, las víctimas de abusos sexuales que en su momento no pudieron reportarlo denuncien ahora, además de ampliar los plazos de prescripción de estos delitos.

Ahora, las presuntas víctimas tienen hasta los 55 años de edad para empezar un procedimiento civil, en tanto que se ha retrasado la edad de los 23 a los 28 años para la posibilidad de abrir un proceso criminal.

Este requisito no se aplicará durante este año de margen para que los supervivientes de abuso presenten sus demandas, lo que en su primer día ya ha generado un aluvión de centenares de denuncias presentadas en los tribunales neoyorquinos, aunque se esperan miles.

"Yo ya he presentado una denuncia, lo hice a medianoche la pasada noche. Es la primera oportunidad que hemos tenido para obtener justicia real. Y lo digo para mí y muchos supervivientes", explica en una entrevista con Efe Stephen Jiménez, víctima de maltrato desde que tuvo 10 años hasta los 14, ahora tiene 66.

"Haz la cuenta. Me ha llevado 52 años para que pueda acudir a un juzgado", dice este periodista de ascendencia española.

"Mis abusos eran una relación. Yo mantuve una relación sexual con un hermano católico que empezó cuando tenía 10 años. Es alguien que me llevó a la playa, a la piscina... Estuve en casas de baño gay, en saunas, en vestuarios, en duchas... con este hombre cuando tenía 11, 12, 13 años", detalla, sobre su caso, en concreto un profesor de su colegio religioso que en aquel entonces tenía 50 años. Su caso no es el único y ya se cuentan por centenares las denuncias aprovechando la "ventana al pasado" que abre esta ley. Un solo despacho de abogados, Jeff Anderson & Associates, ha presentado 262 demandas en todo el estado de Nueva York.

"Hoy es un nuevo día, es un día de esperanza", anunció Jeff Anderson, el abogado que da nombre a la firma, franqueado por dos de las víctimas a las que su despacho representa en una rueda de prensa.

Anderson ha sido un combativo abogado contra la Iglesia católica por sus abusos y ha publicado varios informes con centenares de nombres e incluso fotografías de párrocos y miembros del clero.

La Archidiócesis de Nueva York lleva tiempo preparándose para esta avalancha de procesos legales: a principios del mes pasado, la propia institución demandó a una treintena de aseguradoras para que paguen los costos derivados de estas denuncias, anticipándose a un posible rechazo de estas compañías a hacerse cargo de ellos.

No solo en la Iglesia católica han sobresalido estos casos: también han ocurrido en Yeshivas -escuelas judías-, en los Boy Scouts o con individuos particulares como el malogrado millonario Jeffrey Epstein, fallecido el pasado sábado en su celda de Nueva York, donde estaba acusado por tráfico sexual de menores.

Jennifer Araoz, de 32 años y que recientemente había acusado a Epstein de violarla cuando era menor de edad, también demandó ayer a la propiedad del empresario, así como a una de sus socias y a tres de sus empleados.

En una columna de opinión en el diario The New York Times, la mujer relató su experiencia, que expuso hace un mes en los medios locales, y señaló que ha demandado "al patrimonio de Jeffrey Epstein y a sus cómplices" gracias a la nueva Ley de Víctimas Infantiles aprobada en el estado de Nueva York.

"Una medida clave de la ley entra hoy (por ayer) en vigor y permite a los supervivientes recuperar alegaciones si el estatuto de limitaciones ha expirado", indica en referencia al plazo de un año que abre la norma para que las víctimas de abusos sexuales infantiles puedan demandar a sus abusadores, aunque los hechos hayan prescrito.

Compartir

Comentarios