Según un informe de la Air Accidents Investigation Branch, el primero en profundidad sobre el accidente, la cabina donde viajaba el jugador argentino estuvo expuesta a los gases a niveles "potencialmente mortales"

Un nuevo informe revela que el avión estuvo expuesto a un alto grado de monóxido de carbono

A más de 200 días del fatal accidente, todavía continúan las investigaciones, que este miércoles mostraron un nuevo avance. Es que el primer informe en profundidad sobre la tragedia aérea que terminó con la vida de Emiliano Sala, el jugador argentino que viajaba rumbo a Inglaterra para incorporarse al Cardiff City tras su paso por el Nantes de Francia, reveló que la cabina del avión en el que él y el piloto David Ibboston estaban estuvo expuesta a altos grados de monóxido de carbono previo a que se estrelle en el Canal de la Mancha.

"Los resultados de la prueba de toxicología en la sangre del pasajero (Emiliano Sala) mostraron una carboxihemoglobina (COHb), con un nivel de saturación del 58%. COHb es el producto combinado de monóxido de carbono (CO) con hemoglobina, la molécula de proteína transportadora de oxígeno contenida en los glóbulos rojos", señalaron en el documento de la Air Accidents Investigation Branch. "Un nivel de COHb del 50% o superior en un individuo saludable generalmente se considera potencialmente mortal", destacaron además.

Pese a que se trata de una "investigación en curso", y todavía restan distintos pasos para que haya una confirmación oficial que revele lo que ocurrió, es un primer paso para que se determine, de una vez por todas, qué ocurrió aquel 21 de enero.

Compartir

Notas Relacionadas

DEPORTES
Boxeo

Comentarios