El candidato a presidente de la Nación por el Frente de Todos estuvo presente en el programa Corea del Centro (Net TV) y analizó lo que dejó el proceso eleccionario, las repercusiones que vinieron de su mano y la reacción del presidente Mauricio Macri

"Quiero un país donde dejemos de maltratarnos"

Después de haber tenido un triunfo contundente en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), el candidato a presidente de la Nación por el Frente de Todos, Alberto Fernández, estuvo presente en el programa Corea del Centro (Net TV) y analizó lo que dejó el proceso eleccionario, las repercusiones que vinieron de su mano y la reacción del presidente Mauricio Macri.   “Lo que más me preocupa es ver que el presidente reafirma el rumbo y está desbocado y enojado con la realidad. Porque el gobierno tiene una enorme dificultad para resolver los problemas que enfrenta y no solo eso, sino que los empeora”, precisó Fernández al ser consultado sobre el semblante de su rival directo rumbo a la presidencia.   Del mismo modo, agregó: “Sólo quiero que los argentinos dejen de sufrir. Pero yo soy sólo un candidato, no pasé la primera vuelta ni fui electo. ¿Cómo piensa Macri que lo puedo ayudar si él está orgulloso de los cuatro millones de pobres que generó?”.   Por otro lado, se mostró sorprendido por la corrida cambiaria que castigó el bolsillo de los argentinos durante esta primera jornada hábil post PASO y se mostró abierto al diálogo si desde la gestión Macri lo requieren.   “El canal de diálogo está absolutamente abierto. Si Macri me necesita yo voy a hablar mañana con él pero lo que no quiero es mentirle a la gente”, indicó el líder del Frente de Todos y también se refirió a la gobernabilidad: “Para que Macri termine el mandato el 10 de diciembre y para garantizar la institucionalidad argentina el primer defensor voy a ser yo. Lo que se necesita es que Macri haga lo que tenga que hacer para que el país esté un poco mejor”.   En tanto, en referencia a la posibilidad de un posible acercamiento hacia Roberto Lavagna, Fernández no dudo en afirmar: “¿A qué presidente no le gustaría tener a Lavagna de Ministro de Economía? Es uno de los hombres más virtuosos que he conocido, le presentas un problema y te trae tres soluciones. Lo que no sé es qué quiere hacer Lavagna”.   Por último, Fernández aseguró no sentir presión ante la posibilidad de convertirse en el próximo jefe de Estado, y si bien mantiene los pies sobre la tierra debido a que recién se dio un primer paso en esa carrera, adelantó que su objetivo es desarrollar una gestión en la que los “personalismos” queden en el pasado.   “Me toca el turno de ser candidato a Presidente. No es un tema que me asuste porque conozco el campo en el que voy a jugar. Desde lo personal es muy gratificante que uno de cada dos argentinos nos haya elegido. En esa elección también reivindicaron la política. El poder te lo dan con la misma facilidad con la que te lo sacan porque el poder nunca es de uno, es de la gente. Por eso uno de los propósitos que tengo para los próximos cuatro años es no hacer personalismo de ningún tipo”, expresó.   Por último, vaticinó que en octubre el Frente de Todos va a quedarse nuevamente con otro triunfo en las urnas y que durante estos meses su objetivo será “tratar de convencer a más argentinos de que vivir en un país más unido es posible” para de ese modo construir “un país donde dejemos de maltratarnos”.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios