Durante la campaña de prensa alrededor de Había una vez... en Hollywood, el cineasta habló sobre la posibilidad de despedirse con una versión propia de Star Trek. "Podría pasar", advirtió

Quentin Tarantino vuelve a coquetear con un retiro a bordo de la Enterprise

Como los grandes, Quentin Tarantino anhela dejar una obra casi perfecta. Desde principios de los noventa, a la manera de Stanley Kubrick, el cineasta se atrevió a abordar distintos géneros con su impronta y espera cerrar su filmografía con una decena de films.

Había una vez… en Hollywood (Once Upon a time… in Hollywood, 2019) es su última película y, aunque coqueteó con la posibilidad de que fuese su despedida como director, el estadounidense ya piensa cómo continuará su filmografía tras su visión del fin de la inocencia en los Estados Unidos.

En ese sentido, sus fans se preguntan si su adiós será a través de un trabajo personal o una nueva entrega de Star Trek –un proyecto con el cual él mismo especuló durante los últimos años-. Para dejar en claro cuáles son sus expectativas al respecto, Tarantino le concedió una entrevista a CinemaBlend.

Es importante recordar que a fuerza de un estilo inconfundible, y un éxito descomunal, el creador de Tiempos Violentos (Pulp Fiction, 1994) se atreve a numerar sus películas hasta en los posters –por ejemplo, Había una vez… se promociona como "la novena película de Quentin Tarantino"-.

Por ese motivo, en caso de dirigir a los tripulantes de la nave USS Enterprise, no será la típica superproducción por encargo sino que se las ingeniará para que encaje en esta pretenciosa lista. "Supongo que Star Trek no cuenta. Puedo hacer Star Trek... pero acabaría desde luego con una película original", adelantó.

Según sus propias palabras, J.J. Abrams y Paramount Pictures ya le dieron el visto bueno a un libreto con su firma y el proyecto solo depende de su predisposición a estar detrás de cámaras. "Si hiciera Star Trek, me comprometería con ella. Es mi última película. No debería haber nada ambiguo sobre ello. No sé si voy a hacerla, pero podría pasar", aclaró.

En una industria que apuesta a la nostalgia, el realizador siempre se ha mantenido como uno de los pocos tipos que consigue atraer a las masas con material original –a pesar de lanzar un arsenal de referencias a la cultura pop en toda su obra-. ¿Vale la pena que se marche con personajes que no pertenecen a su pluma?

Quizás no sea lo ideal, pero quién podría resistirse a una charla sobre hamburguesas espaciales entre el Sr. Spock y el Capitán Kirk. O cualquier cosa por el estilo que salga de la mente creativa de Quentin Tarantino, claro.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios