La falta de vacunas , una enorme preocupación

Haciendo lo que no hay que hacer

La enumeración de frases que pasaron a la historia argentina como contracara de su expresión original asoma extensa. En atajo sencillo, a fin de evitar algún déjà vu, mencionaremos aquella sentencia de Lorenzo Sigaut: "El que apueste al dólar pierde". Para los últimos cuatro años el arranque sería gentil, desde el "no vas a perder nada de lo que tenías", y desde allí a la jactancia "haciendo lo que hay que hacer", marca registrada del oficialismo y sus simpatizantes para cerrar cualquier discusión o intento de debate.   Los elementos de contraste los ofrece la economía: inflación, recesión, desempleo, endeudamiento, flexibilización, dependencia regional y global. En simultáneo aparecen en la discusión pública el terraplanismo, el no a las vacunas, estigmatización de pobres o pymes y sentencias sobre "desapariciones" que deberían ocurrir.   No es un hallazgo creativo inferir la sorpresa de Enrique Santos Discépolo si pudiera hojear diarios o recorrer portales de noticias argentinas. Y va entonces el remarque sobre vicios con aroma a clásico de la opinión pública según pasan los años: equiparar desempleados con vagos, mano dura con justicia, referir a dirigentes políticos, empresarios o sindicales como extraterrestres, demonizar intentos de pensamiento político popular y producción a pleno en la fábrica de enemigos.   Grafica incluso cualquier esbozo de lo cotidiano observar que la siembra de odio no conoce de sequías, logrando en ciertas lides que los trabajadores se enfrenten a pares o los pobres con los pobres. De esas luces que superan apagones todavía inexplicables surge por lo general alguna gratificación; para el pensar quedaron las palabras de Javier Matías Darroux Mijalchuk, el nieto recuperado 130, a través de Crónica HD: "El odio germina cuando la ignorancia es fértil".   Desde ya que Darroux Mijalchuk estuvo lejos de vincular ignorancia con ilustración o estudios cursados, porque consideró el ignorar como un error no forzado. La falta de vacunas, una enorme preocupación. Luis Autalán - Fuente : Diario Crónica

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios