Con las ventas cayendo a la mitad con respecto al año pasado en todos los rubros clave, el consumo tampoco levantó cabeza este Día del Padre, según reveló una encuesta de la ONG Defendamos Buenos Aires.

Las ventas cayeron a la mitad

Con las ventas cayendo a la mitad con respecto al año pasado en todos los rubros clave, el consumo tampoco levantó cabeza este el Día del Padre, reveló una encuesta de la ong Defendamos Buenos Aires.   Con motivo del tradicional festejo, la entidad salió a medirle el pulso del consumo con una encuesta de ventas en la que se entrevistó a 870 propietarios de comercios en 21 rubros relacionados con regalos para ese día tan especial.   Según consignó la entidad que lidera el abogado Javier Miglino, la encuesta abarcó locales de ropa masculina, zapatos, perfumería, electrónica, informática, accesorios, ropa de cuero, pijamas y ropa interior, trajes y sastrería, bebidas alcohólicas, herramientas y relojería, todos de Capital y Conurbano bonaerense.   Los encuestadores también visitaron comercios de ropa deportiva, calzado deportivo, bares y restaurantes, cigarrillos y tabaco, bombonería, confitería, viajes y turismo, spa, libros.   "Luego del análisis, caso por caso, quedó acreditado que todos los comerciantes entrevistados admitieron que en este "Día del Padre" se vendió la mitad del año pasado en cantidades, porque si bien la facturación fue prácticamente la misma que en junio de 2018, el 50 por ciento de inflación que hubo desde entonces, infló los totales", destacó el informe de Defendamos Buenos Aires."Una vez más salimos a la calle para preguntarles a los comerciantes sobre cómo resultaron las ventas por el "Día del Padre", una ocasión que desde hace décadas es motivo de récord de ventas y que en muchos casos, contribuye a sobrellevar el resto del año", explicó a este diario Miglino.   El letrado consideró sin embargo que "en este 2019 las cosas fueron muy difentes porque los 870 propietarios y encargados de negocios entrevistados; 420 en Capital Federal y 450 en Provincia de Buenos Aires, manifestaron que las ventas literalmente se cayeron al piso".   Según Miglino "ese piso es justamente la mitad de lo que se vendió el año pasado; tanto en Palermo, Belgrano y Recoleta como en Almagro, Flores y Pompeya".   "En tanto -agregó- tomando la Provincia de Buenos Aires, cayeron las ventas en Pilar, San Isidro y Olivos pero también en Florencio Varela, Merlo y Morón; lo que demuestra que el bajón fue parejo en todas partes".   La causa del bajón de ventas es según la encuesta una combinación de inflación, recesión y miedo a perder el empleo:   "Cuando le preguntamos a los comerciantes, cuáles creían que eran las causas de semejante baja en las ventas en comercios con bastante mercadería e incluso con ofertas especiales, nos comentaron que la gente compró muy poco porque la inflación les comió el sueldo", le dijo Miglino a este diario.   "La recesión hace que todo esté parado y de ese modo no se generen nuevos ingresos informales como ‘changas’ y otros, muy habituales en otras épocas y porque la gente que aún tiene empleo, teme perderlo, con lo que ahorra todo lo que puede", completó.   Según Miglino los voluntarios de Defendamos Buenos Aires se desplegaron encuestadores por todos los barrios de la Ciudad (Belgrano, Palermo, Nuñez, Centro, Puerto Madero, Retiro, Recoleta, Almagro, Balvanera, San Telmo, Las Cañitas, Villa Urquiza, etc). Y también en distritos clave del Conurbano (Pilar, San Isidro, San Martín, Lomas de Zamora, Banfield, Lanús, Adrogué,Temperley, Barrio San José, Avellaneda, Ramos Mejía, Lomas del Mirador).

Compartir

Comentarios