Cada día más ciclistas en alto riesgo

En alto riesgo

A fines de marzo, un ciclista (38) murió tras ser arrollado por 2 colectivos, mientras circulaba por la doble línea amarilla central de la avenida Santa Fe y Azcuénaga. Hace pocos días, Magdalena Piccone se dirigía en su bicicleta a su trabajo, y en el cruce de las avenidas Madero y Córdoba fue embestida por un camión y murió en el acto. Hace algo más de un mes, en el mismo lugar, Ramiro Cayola (20) perdió la vida de forma similar al ser atropellado por un camión mientras trabajaba de repartidor en bicicleta. Estos son sólo los casos con víctimas fatales en la ciudad de Buenos Aires que trascendieron en los medios. ¿Cuántos ciclistas muertos o gravemente heridos en siniestros viales debemos lamentar?

    "En la bici va una vida. Pedaleemos juntos", decía la convocatoria de organizaciones de ciclistas que invitaron a marchar hasta el lugar de los siniestros viales, donde se colgaron bicicletas blancas en memoria de las víctimas, símbolo también utilizado en otros lugares del mundo. *

    Es una realidad que los demás conductores no respetan a los ciclistas que, junto a los peatones, constituyen los actores más vulnerables en el tránsito.

    Pero por otro lado, Luchemos por la Vida realizó un estudio del comportamiento de los ciclistas el cual pone en evidencia que este grupo carece, en su mayoría, de conciencia de su propia fragilidad. La mayoría de ellos no usa el casco (74%) -su principal salvavidas- ni coloca las luces reglamentarias, ni reflectantes a su bicicleta, ni tampoco se preocupa por usar ropas claras para aumentar su visibilidad. Los ciclistas ignoran el hecho de que su poca masa los hace poco visibles para los demás conductores.

    La mayoría de los ciclistas circulan sin respetar las normas básicas de seguridad en el tránsito. Por ejemplo:

  • el 63 % no respeta el semáforo en rojo,
  • el 91 % no respeta la prioridad peatonal,
  • el 98% no señaliza con sus brazos las maniobras.
  • circulan utilizando auriculares y manipulando celulares.

    Las bicicletas son vehículos en el tránsito y los ciclistas deben respetar las normas como los demás. Tal vez estas conductas estén relacionadas con que los ciclistas casi no han recibido educación vial de ninguna clase -como el resto de la población-, y tampoco son sujetos de control para los agentes de tránsito, al igual que los demás conductores en su interacción con ellos.

    Además, el riesgo para ellos se intensifica con los problemas de infraestructura. La Ciudad de Buenos Aires ha elegido, como muchas ciudades en el mundo, impulsar su uso, por ser económica, saludable y no contaminante, realizando esfuerzos específicos como la inclusión de ciclovías y bicisendas en calles y parques y el sistemas de bicicletas gratis.

    Sin embargo, muchas de ellas no son adecuadas para una circulación segura, tanto por su mal estado, como porque son angostas, con descalces y pozos, como por su ubicación, las faltas de señalización y las obstrucciones que sufren con quienes las invaden con vehículos y hasta contenedores de basura. Y donde no son usables o no existen, los ciclistas deben circular en medio de un tránsito anárquico y caótico y sobrecargado.

    Las consecuencias son trágicas, se estima que 436 ciclistas murieron al año pasado en siniestros de tránsito en el país, 6% de las víctimas fatales.

    Esta realidad debe y puede cambiar, si se educa vialmente a niños y jóvenes y se controla el comportamiento de los conductores de bicicleta, además de facilitarles vías seguras de circulación.

Compartir

Notas Relacionadas

LUCHEMOS POR LA VIDA
Medicamentos
LUCHEMOS POR LA VIDA
Educación Vial

Comentarios