Miguel Pichetto fue el único que aceptó los 10 puntos del gobierno

Contra los que escriben cartas

"Estimados vecinos del sexto F: "Es verdad que esto es una comunidad de vecinos, pero no necesitamos saber tantos detalles de su vida sexual con sus gritos y pedidos", decía un cartel que, pegado en el ascensor de un edificio porteño, se hizo viral. El mensaje cobró visibilidad y atención por hacer público algo íntimo como las relaciones sexuales, y destacar los gritos de sus vecinos.   En vez de hablar con los protagonistas, la "víctima" del asunto decidió pegar el mensaje en el lugar más transitado del edificio: el ascensor. En la semana que terminó, dos vecinos del PH donde vivo también protagonizaron una guerra de carteles: desde el depto 10 decidieron cambiar el cesto de basura de la zona, y reclamaron los $330 que cada unidad debía poner.   El sábado, y luego de una semana entera de ver la lista publicada de los "deudores", desde el único que faltaba pagar, el 15, publicaron su respuesta: "Nadie me consultó por un arreglo estético, y como nadie decide qué hacer con mi plata, les pido que dejen de hostigarme", respondieron. Tampoco hubo diálogo, apenas mensajes para que el resto los viera, sin resolver la situación.   Hace ya dos semanas que el gobierno nacional dejó trascender que negociaba con la oposición un acuerdo para dar un mensaje de unidad y compromiso de todos hacia el mercado. Esa negociación resultó ser apenas un diálogo con el senador Miguel Pichetto. Luego, los diez puntos se hicieron formales y se invitó por carta pública a gremios, gobernadores y hasta podrían convocar a Cristina Kirchner.   No se fue al Congreso, cuya función es precisamente la de buscar acuerdos y transformarlos en ley; donde cada fuerza política está representada según los votos. No, se publicaron cartas. La respuesta de los opositores no fue mejor:  Roberto Lavagna, en conferencia de prensa, rechazó el convite.   Y publicó, por carta, sus diez puntos para dialogar en base a la propuesta propia y no la de Macri. Siguió  Sergio Massa, que también tiene 10 ideas propias y descartó, por carta en las redes sociales, las otras dos. Y llegó también Daniel Scioli, que -sí, también- pidió agregar sus 10 puntos al debate político.   Queridos vecinos de barrio, inquilinos de departamentos de edificios porteños, y políticos con aspiraciones y la obligación de conducir los destinos del país, va mi carta: "¿Y si se dejan de joder con las cartas y se sientan a hablar cara a cara, como la gente, para resolver los problemas, que bastante graves son? Muchas gracias".   Gabriel Calisto - Fuente : Diario Crónica

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios