Si el PJ logra sumar el próximo mes en Santa Fe tendra dos de las gobernaciones mas pesadas del país

En una provincia muy particular

"Córdoba es un quilombo", me dijeron desde el gobierno nacional al consultar por la interna que no lograban dirimir Ramón Mestre y Mario Negri. Ayer se vio el resultado de esa falta de acuerdo, y el análisis del resultado implica también meterse en un "quilombo" nuevo, en el que no todo es lo que parece. Es cierto, en Córdoba -el distrito en el que Macri cosechó en el balotaje del 2015 el 71,2% de los votos- perdió Cambiemos. También es cierto que ganó Alternativa Federal, que si logra sumar el próximo mes a Santa Fe (con Omar Perotti) tendrá dos de las gobernaciones más pesadas del país, después de Buenos Aires y la Ciudad.   Es incuestionable que perdió el radicalismo, que llevaba 16 años liderando en la capital. Sí, a Mario Negri, el candidato de la Casa Rosada, lo apoyaron durante la campaña María Eugenia Vidal y Elisa Carrió. Pero, antes de concluir que la derrota de Negri es la de Macri –y por ende proyectarla a octubre- hay que saber que la provincia históricamente separa su voto local del nacional. En el 2015, por caso, Mestre ganó la capital, De la Sota se impuso en las PASO presidenciales, pero Macri en las generales y el balotaje. Y Schiaretti ganó la gobernación en las generales. Una verdadera ensalada. "Yo no soy el candidato del gobierno nacional", mintió el diputado para intentar separar su derrota de la imagen de Macri. Nadie le creyó. El rechazo a la figura del presidente -en la tierra donde nació Cambiemos a fines del 2014- es un aspecto relevante, que sin lugar a dudas influyó en que Mario Negri no lograra nunca despegar. Pero lo es tanto como señalar que el presidente del interbloque Cambiemos en la cámara de Diputados tuviera que dividir el voto opositor con el radical Ramón Mestre.   A diferencia de Santa Fe, el presidente jamás caminó el territorio para respaldarlo. También es un hecho que el antikirchnerismo de la provincia goza de una salud considerablemente fuerte. Así lo demostró Schiaretti, al destacar su deseo de respetar la libertad de prensa o criticar la grieta. A la hora de mirar el mapa nacional, un dato salta fuerte desde el búnker de Hacemos por Córdoba: junto al gobernador no estuvo ninguno de los precandidatos presidenciales. En una provincia que es el segundo distrito con mayor cantidad de electores del país, Schiaretti vetó la llega de los dirigentes nacionales. Todos, igual, se manifestaron en las redes sociales, pero se perdieron una foto que hubiera sido un impulso enorme en medio de la interminable indefinición sobre la interna de Alternativa Federal.   Pese a propinarle a Macri la peor derrota en lo que va del año, Schiaretti está lejos de ser un gobernador de oposición dura. Amigo histórico del actual mandatario nacional, el gobernador de Córdoba fue durante los primeros años de Cambiemos uno de los principales aliados a la hora de negociar con la oposición. Un puente entre el oficialismo nacional y el resto de los gobernadores del peronismo. De ahí que ocupe el rol de árbitro de la interna de Alternativa Federal entre Massa, Urtubey y -por ahora- Lavagna.   "Estamos convencidos que no habrá República Argentina sin el peronismo, y no habrá peronismo en la Argentina si no es republicano", sentenció desde el atril de su victoria el cordobés, que rechazó la grieta "que tanto daño nos hizo". Sin intención de sumarse a la pelea nacional por el momento, su mensaje tuvo tono nacional, pese a afirmar que "los de afuera son de palo". Claro que en el búnker del hotel Quorum, sus militantes cantaban "es para Macri que lo mira por TV" y todos se acordaban de Elisa Carrió y su repudiable frase sobre la muerte de José Manuel De la Sota. Al búnker de Negri, en tanto, se acercaron muy pocos integrantes del gabinete nacional. Las derrotas no suelen ser invitaciones agradables en medio de intento por mostrar un presidente que recupera su imagen.   Interna radical   A dos semanas de la convención radical que definirá si la UCR sigue dentro de Cambiemos, que Negri haya superado a Mestre es un dato tan relevante como que, asociado a Macri, el radicalismo viene sufriendo derrotas históricas, y podría sumar otras en Santa Fe y Entre Ríos.   La preocupación crece. "Hay un solo radicalismo: el que no renuncia a sus principios", bramó Mestre anoche, tras asumir que "no supimos consensuar y por eso pido disculpas". Sin embargo, dejó dos dardos para el gobierno nacional. "Espero que desde Buenos Aires entiendan que alentar la división a lo largo nos debilita", y también que "sinceramente creo que la difícil situación que vive el país, económicamente, impacta sobre nuestros candidatos".   Negri, por su parte, buscó separar a la Casa Rosada de su derrota, pero el malestar era evidente. "Yo no tengo nada que festejar" dijo, y agregó: "Tampoco tengo que agradecer ni decirle nada a la Rosada porque todo lo hicimos nosotros solos", disparó.   Gabriel Calisto - Fuente : Diario Crónica

Compartir

Comentarios