Giuseppe Conte revocó el mandato del titular de Transporte, vinculado a un caso coimas y la mafia siciliana.

Corrupción y mafia: el premier italiano echa a un hombre cercano a Salvini y crece la crisis entre los populistas

El enfrentamiento exasperado entre las dos alas del gobierno populista italiano se agravó todavía más al anunciar el primer ministro Giuseppe Conte en el Consejo de Ministros que había decidido revocar el mandato del subsecretario de Transportes, Armando Siri, investigado por corrupción con olor a mafia, que es uno de los hombres más cercano al líder ultraderechista Matteo Salvini.   El vicepremier y ministro del Interior Salvini había amenazado al comenzar esta crisis con una ruptura final con el Movimiento 5 Estrellas liderado por Luigi Di Maio, también vicepremier y ministro de Trabajo y Desarrollo. Pero a veinte días de las cruciales elecciones para el Parlamento Europeo que mostrarán los equilibrios internos entre los partidos italianos y la suerte de los nacionalistas soberanistas que Salvini pretende liderar para conquistar la Unión Europea, el hombre fuerte del régimen no podía romper. Los riesgos son demasiado grandes.   En términos jurídicos, el primer ministro, un aliado de Di Maio y el Movimiento 5 Estrellas, informó a los ministros que propondrá al presidente de la República destituir a Siri, que firmará al parecer sin problemas el respectivo decreto.   Siri está acusado de corrupción. La justicia investiga si recibió una coima de 30 mil euros de Paolo Arata, un ex legislador de Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi, que ahora opera en la órbita cercana a la Liga de Salvini. Los magistrados poseen intercepciones y documentos. La coima estaba destinada a facilitar la actividad de negocios de máquinas eólicas del empresario Vito Nicastri, encarcelado como uno de los financiadores fidelisimos del principal “patrón” de la mafia siciliana, Matteo Messina Denaro, prófugo desde hace veinte años, que cuenta con un perfeccionado sistema para proteger su fuga.   A este escándalo se agregó en las últimas 48 horas otro caso que involucra a políticos y gobernantes. Veintiocho personas fueron arrestadas y otros 15 fueron obligadas a permanecer en sus casas por orden de la magistratura de Milán. En el centro la región Lombardía, la más grande y rica del país. Varios personajes del partido de Silvio Berlusconi aparecen comprometidos en la corrupción para favorecer empresas de limpieza pública conectada con la “Ndrangheta”, la mafia calabresa.   Pero en las redes de la barrida anticorrupción ha quedado también enredado el propio presidente lombardo, Attilio Fontana. La justicia investiga posibles maniobras de Fontana, uno de los principales dirigentes de la Liga de Salvini, para favorecer a su socio en un estudio jurídico, Luca Mársico, consiguiéndole asesorías y empleos en la región después que no pudo ser elegido como legislador provincial. La acusación contra Fontana es de “abuso de oficio”.   Salvini aparece en dificultad frente a estos casos judiciales, cuando está lanzado como líder virtual de los nacionalistas de ultraderecha en las elecciones para elegir 750 eurodiputados entre el 23 y 26 de este mes.   Los sondeos señalan que los soberanistas aumentarán su presencia pero que los liberal democráticos socialistas, verdes y ecologistas mantendrán la mayoría y el control de la Comisión Ejecutiva que gobierna la Unión Europea.   Salvini afronta un problema difícil que es la mala situación económica del país, la peor de los 28 países de la Unión. Este año, Italia concluirá según la UE con el más bajo crecimiento, al 0,1%, la más alta desocupación, al 11%, y una deuda pública gigantesca del 133,7% que en 2020 puede aumentar al 135,2%. Estos datos comprometen a la moneda única, el euro.   Los socios derechistas de Salvini no están dispuestos a renunciar a su rigor financiero para defender la fortaleza del euro, lo que aumenta las penas del hombre fuerte populista. Se estima que en el próximo bienio 2020-20021, Italia afrontará un panorama negro financiero, con pagos que pueden llegar a 93 mil millones de euros.   La Unión Europea podría considerar en los próximos meses procedimientos por un exceso del endeudamiento italiano, que en práctica llevaría a una intervención en la economía peninsular similar a la que impuso a Grecia una penosa austeridad durante varios años.   Corresponsal en Roma   MAP

Compartir

Notas Relacionadas

INTERNACIONALES
Perú
INTERNACIONALES
Venezuela
INTERNACIONALES
Venezuela

Comentarios