En un mano a mano con Mariana Fabbiani, el conductor habló de cuestiones como su primer beso y sus comienzos en los medios de comunicación

Marcelo Tinelli se quebró al recordar a su padre y a Juan Alberto Badía

Ya nos acostumbramos a verlo como un empresario exitoso. Pero hubo un tiempo en el que todavía veíamos a Marcelo Tinelli como ese pibe de Bolívar. Y en un mano a mano con Mariana Fabbiani, el conductor de Showmatch se acercó mucho más a esa imagen que se metió a millones de argentinos en el bolsillo a fines de los ´80.

A lo largo de la entrevista, Tinelli habló bastante de su infancia y casi se quiebra cuando habla de sus padres. "Ellos me dieron todo lo mejor: hicieron lo que pudieron, cada uno con sus problemas -dijo Marcelo-. Eran dos personas hermosas, mi papá con una enfermedad como el alcoholismo, y mi mamá con depresión", recordó.   "Siento que esto que hago de alegrar la noche, de trabajar de noche, tiene que ver con esas noches que a mí me costaban mucho… Ya de por sí me costaba mucho dormir de chiquito. Es un horario de mucha soledad, y de mucha gente enferma que necesita ayuda, y uno ni se da cuenta de que le hace compañía. Y yo creo que me hice compañía a mí mismo", confesó.   Su primer beso   "Me acuerdo siempre de Salomé y Roxana, que siempre daban la lista de los elegidos para dar un beso. Y la lista de Roxana era tremenda", arrancó el conductor. "Roxana me llevaba a la plaza y me enseñaba a poner la boca de tal forma para dar un beso. Voy a decir el nombre porque se me acaba de venir el apellido. Se llama Roxana Riveiro Rosa", aseguró sobre ese momento en el que dejó atrás su timidez.   Rápidamente, la producción de El Diario de Mariana encontró a la mujer en las redes sociales y le mostró su imagen al frontman. "¿Es ella? ¡Está muy bien! Y vive acá en Argentina. Con esta mujer que tengo acá di el primer beso de mi vida. Tremendo, Roxana", dijo con alegría.   Badía, siempre presente   Como suele suceder, la emoción lo invadió a Marcelo Tinelli cuando recordó a su mentor. "Hablo de Badía y me empiezo a emocionar, porque me pasaron tantas cosas hermosas con él. Arranqué VideoMatch acordándome de él y fue muy fuerte. Cuando él muere en el año 2012, yo lo acompañé hasta el momento en que murió, y fue una imagen que me quedó a mí para toda la vida. Y siempre me acuerdo de él”, afirmó.   Lego, al borde del llanto, agregó: “Es muy fuerte ver a alguien partir, y más si es alguien que querés”. "Charlamos mucho, y en ese momento también él ya estaba muy mal, pero él siempre queríamos que nosotros estuviéramos bien. Nosotros estábamos preocupados por él y él por nosotros”, describió sobre su última conversación con su maestro.

Compartir

Notas Relacionadas

ESPECTÁCULOS
No estaba de humor
ESPECTÁCULOS
Rating
ESPECTÁCULOS
Una apuesta segura

Comentarios