Fue apresado en Terrassa en septiembre, pero la noticia se conoció este jueves; tiene 63 años y, según la Policía, se trata de un "lobo solitario" fanático y preparado

Detuvieron a tirador que buscaba asesinar al presidente Pedro Sánchez por ordenar la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco

La Policía catalana informó este jueves acerca del arresto de un experto en tiro que pretendía asesinar al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, en venganza por ordenar la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco.   El detenido, identificado como Manuel Murillo Sánchez, de 63 años, fue apresado el pasado 19 de septiembre en su domicilio de la antigua ciudad de Terrassa, donde tenía un arsenal de armas.   La Policía halló en su casa 16 armas de fuego, incluidos rifles de alta precisión y un subfusil de asalto, según el diario Público, que avanzó la noticia.   De acuerdo con los investigadores, se trata de un “lobo solitario”, con la voluntad, preparación, armamento y el fanatismo suficiente para concretar su amenaza.   No le importaba ser capturado, y decía estar dispuesto a “sacrificarse por España”.   El hombre tenía licencia de armas por su profesión y afición deportiva, ya que era vigilante de seguridad privada y competía desde hace años en tiro, siendo el mejor del club de tiro olímpico de la comarca del Vallés, donde queda Terrassa.   También era capaz de modificar y construir armas cortas y largas.   Frecuentaba ambientes ultraderechistas, pero nunca había participado de actos violentos, de ahí que no tenía antecedentes.   Con un historial de problemas psicológicos, Murillo Sánchez se enardeció contra el líder socialista a raíz del anuncio de que su gobierno iba a exhumar y sacar a Franco del Valle de los Caídos.   La voz de alarma la dio una usuaria de un chat cerrado de Whatsapp, al ver que Murillo pasaba de lanzar amenazas contra el líder del Partido Socialista (PSOE), a solicitar inequívocamente apoyo logístico para cometer un atentado en su contra.   Empezó a buscar cómplices para acabar con ese “rojo de mierda”, según escribió en el grupo.   El presunto atacante se encuentra actualmente en prisión incondicional en el Centro Penitenciario Brians-2, en Cataluña, donde al ingresar confesó sus intenciones de matar a Sánchez.   El caso está en manos del Juzgado número 3 de Terrassa, ya que la Audiencia Nacional -máxima instancia penal- rechazó que se tratara de una amenaza “terrorista”.   Murillo está acusado de conspiración para atentar contra la autoridad con uso de armas, amenazas graves, tenencia ilícita de armas, municiones y explosivos y un delito de odio.   Tras su arresto se dio aviso de inmediato a Seguridad de La Moncloa, pero el Ejecutivo decidió mantener discreción sobre el incidente.   No obstante, la filtración hoy de la tentativa de asesinato contra Sánchez generó gran preocupación y revuelo político en España.   “Este es el resultado del fomento del odio por parte de la ultraderecha”, denunció el partido izquierdista Podemos a través de Twitter.   “Toda la sociedad, la ciudadanía, los partidos políticos y los medios de comunicación deben hacer frente común contra la violencia y el fascismo”, subrayó la agrupación.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios