Consumados los nuevos despidos en el Posadas, salieron a advertir sobre una posible “paralización” del Hospital. Fuertes críticas al gobierno, mientras que el nosocomio garantizó la atención de los pacientes.

Alertan sobre la posible paralización del Hospital Posadas tras la ola de despidos

Médicos y gremios que agrupan a los profesionales que se desempeñan en el Hospital Posadas advirtieron ayer sobre la posible “paralización” del centro de salud y denunciaron que el objetivo del gobierno nacional es “recortar gastos”, sin tener “interés en la salud”.

Luego de los 40 despidos registrados el miércoles, que suman unos 200 en lo que va del año, los trabajadores confirmaron que hoy realizarán una protesta silenciosa en las inmediaciones del hospital para rechazar la reducción de personal y alertar sobre las dificultades de funcionamiento.

El médico neurocirujano Martín Acosta Haab, quien esta semana fue cesanteado del hospital, afirmó que “es inminente la parálisis” del Posadas y cuestionó la política de “achicamiento del Estado caiga quien caiga, sin tener en cuenta los antecedentes” de nadie.

“El objetivo (de la dirección) es que se trabaje menos en todas las áreas en pos de recortar gastos, sin interés ninguno por la salud”, subrayó Acosta Haab.

A su entender, con los despidos de trabajadores de las distintas áreas “quieren hacer un hospital menos eficiente”.

“No conocen el Hospital ni quién es quién en el Hospital y toman medidas arbitrarias en pos de achicar el Estado”, se quejó el neurocirujano.

Por su parte, el presidente de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA), Jorge Yabkowski, repudió los despidos y resaltó que “la flamante ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley , hace su debut triunfal en el área sanitaria dándole el tiro de gracia al hospital más grande del país, dependiente en su totalidad del gobierno nacional”.

“Los despidos golpean el corazón asistencial del establecimiento y lo llevan al borde de la paralización operativa”, señaló Yabkowski.

El gremio detalló, además, que hoy a las 11:45 se llevará a cabo “una nueva marcha de silencio” para rechazar los despidos.

A principios de este año, fueron despedidos 152 trabajadores del Hospital y los nuevos telegramas estuvieron dirigidos este miércoles a profesionales de la salud de neumonología, cardiología, clínica médica, cirugía cardiovascular, pediatría, psicología y farmacia, entre otros, informó el sindicato. Esa situación hace que todas las áreas se resientan, a raíz de la reducción de profesionales y la falta de reemplazos.

Como consecuencia del último achique de personal, el Posadas quedó este miércoles sin cirugía cardiovascular infantil, ya que en rechazo a la medida renunció el jefe del área, Christian Kreutzer, junto a todo su equipo.

Además, hace dos semanas dimitió el director de Prestaciones Asistenciales, Jorge Palmieri, por negarse a firmar una planilla con 300 nuevos despidos en el centro de salud ubicado en la localidad bonaerense de Haedo.

En tanto, la Sociedad Argentina de Pediatría manifestó su “profunda preocupación” por el despido de 40 trabajadores del Hospital Posadas y confió en que el tema sea resuelto para que el centro asistencial recupere “su normal funcionamiento”.

En un mensaje publicado en las redes sociales, la entidad expresó “su profunda preocupación frente a los recientes despidos de personal del equipo de salud en el hospital nacional profesor Alejandro Posadas”.

“Abogamos por la pronta resolución del problema, para restituir el normal funcionamiento de un hospital insigne en la formación profesional y que históricamente ha brindado atención de calidad y alta complejidad a todo el país, especialmente a la población más vulnerable”, agregó la entidad.

Ante las advertencias de médicos y sindicatos, el Hospital Posadas a través de su cuenta de Twitter difundió un comunicado en el que aseguró que “se encuentra garantizada la atención de todos los pacientes, tanto las emergencias, como en las prácticas programadas y especialidades”.

Además, indicó que los despidos tuvieron que ver con un supuesto “incumplimiento severo de la carga horaria” de parte de los profesionales, algo que -evaluó- “implica un perjuicio no solo para la administración, sino que se traduce en una menor cantidad de pacientes atendidos”.

Compartir

Comentarios