En un discurso, aludió a una supuesta oferta de Washington. El líder chavista apeló a la buena fe de Trump.

Maduro acepta que el FBI participe en la investigación sobre el atentado en Caracas.

El presidente venezolano, NicolásMaduro, abrió la posibilidad de que Estados Unidos coopere en la investigación del último atentado en su contra ocurrido el 4 de agosto, del cual culpa a la oposición.

“Si el gobierno de Estados Unidos ratificara su ofrecimiento de cooperación del FBI para la investigación de los vínculos en la Florida con el plan del asesinato, yo lo aceptaría, estaría de acuerdo que venga el FBI”, aseguró el mandatario en un acto en Caracas con altos mandos militares que fue emitido por cadena nacional en televisión. El presidente pidió al fiscal general, Tarek Saab, coordinar esta posibilidad de trabajo conjunto con el FBI a través de la embajada estadounidense en Venezuela.

Maduro dijo que en el estado de Florida, en Estados Unidos, hay “células terroristas” coordinadas por Osman Delgado Tabosky. Estas células habrían dirigido la detonación de dos drones con explosivos cuando Maduro daba un discurso durante un desfile militar, el 4 de agosto pasado.

Maduro salió ileso del ataque y luego hubo detenciones de opositores, como el diputado Juan Requesens, “Es desde la Florida donde se activa la explosión del dron que explotó frente a la tribuna presidencial e hirió a siete guardias nacionales”, denunció Maduro. Y agregó que en la última semana el canciller venezolano, Jorge Arreaza, se reunió con el encargado de negocios de Estados Unidos en Caracas, James Story, para pedir la extradición de otras personas que viven en Florida y supuestamente serían cómplices. Según Maduro, el funcionario estadounidense “expresó su preocupación por los hechos y la voluntad del gobierno de Donald Trump para cooperar”.

Maduro, que acusa continuamente a Washington de conspirar para derrocarlo, se preguntó públicamente si Trump protegerá a los “grupos terroristas” o hará justicia. En su mensaje televisado, dijo que apelaba a la “buena fe” del presidente Trump, “más allá de las diferencias que tenemos y seguirán existiendo”.

“No creo que el presidente Trump ampare a asesinos que usan el territorio de los Estados Unidos para ordenar un ataque con bombas terroristas y el asesinato de las más altas autoridades civiles y militares” dijo el mandatario venezolano. Agregó que “debemos empeñarnos diariamente en exigir y aportar los elementos de juicio para que estos asesinos que se amparan en el estado de Florida por fin sean capturados y entregados”.

Simultáneamente, el fin de semana hubo protestas opositoras convocadas por la Mesa de Unidad Democrática en Caracas, donde trescientas personas proclamaron su solidaridad con el diputado Juan Requesens, uno de los dirigentes señalado como supuesto cómplice del ataque del 4 de agosto. El padre del diputado, Gregorio Requesens, dijo que su hijo estaba prácticamente desaparecido, mientras el diputado Juan Andrés Mejía aseguró que fue torturado. En su discurso, Maduro volvió a culpar al ex presidente colombiano Juan Manuel Santos de estar detrás del atentado.

Compartir

Comentarios