Donald Trump llega a la Cumbre de la OTAN y mantiene su primer "round" con Angela Merkel.

"Alemania es cautiva de Rusia, y nosotros tenemos que defenderla (de Moscú)", disparó poco antes del inicio del encuentro, que culmina el jueves.

Las formas diplomáticas no valen cuando por medio está Donald Trump. El presidente estadounidense arrancó en la mañana del miércoles la cumbre de la OTAN en Bruselas cargando contra la Alemania de Angela Merkel. Antes de la primera reunión de dirigentes, mientras desayunaba con el secretario general de la organización militar, Jens Stoltenberg, Trump rompió el protocolo y embistió contra Alemania: “es cautiva de Rusia porque recibe gran parte de su energía de Rusia. Paga miles de millones a Rusia y nosotros tenemos que defenderla de Rusia. Alemania está totalmente controlada por Rusia porque obtendrá entre el 60% y el 70% de la energía a través del nuevo gasoducto”.

Merkel llegó dos horas después con la respuesta preparada. La alemana, que nació y creció en la antigua Alemania oriental controlada por la Unión Soviética, dijo a su llegada que “Alemania toma sus propias decisiones” y recordó a Trump que Alemania respondió al instante cuando Estados Unidos fue atacado el 9 de septiembre de 2001 y que desde entonces las tropas alemanas ayudan a las estadounidenses en lugares como Afganistán. Washington ha insinuado en las últimas semanas que podría retirar a los miles de soldados que tiene acuartelados en bases en Alemania.

Los ataques de Donald Trump a Alemania parecen un problema personal con Angela Merkel. Además de la bronca por el limitado gasto militar alemán, el inquilino de la Casa Blanca tiene a Berlín en el punto de mira por el superávit comercial europeo con Estados Unidos (unos 150.000 millones de dólares) y desde hace meses por la construcción del gasoducto ‘Nordstream II’, que doblará la capacidad rusa de enviar gas natural directamente a Alemania sin pasar por los países de Europa del este.

Trump siguió abroncando en la noche del martes a los europeos a través de su cuenta en Twitter. Y llegó a relacionar el gasto militar del bloque con su superávit comercial con Estados Unidos. Trump asegura que la mayoría de los miembros de la OTAN debe dinero a Estados Unidos.

Eso, que podría definirse como un problema de relación con la verdad, se traduce con el dato de que, además de Estados Unidos, sólo otros siete países de la alianza militar dedican a Defensa al menos el 2% de su PBI. Son Estonia, Grecia, Letonia, Lituania, Polonia, Reino Unido y Rumanía. Algunos tan pequeños, como las tres repúblicas bálticas, que su presupuesto militar no les permite siquiera tener aviones de combate.

El resto de los países del bloque militar se comprometió en 2014 a alcanzar ese 2% para 2024, aunque algunos ya han dejado claro que no lo harán. Un sondeo publicado el miércoles por el diario alemán ‘Welt’ asegura que sólo el 15% de los alemanes está de acuerdo en aumentar el gasto militar hasta el 2% del PBI. El 24% dice que un 1,5% ya es suficiente y el 36% dice que por encima del 1% es demasiado.

Trump y Merkel se reúnen en la tarde del miércoles. A puerta cerrada. Sin guardaespaldas.

La diplomacia estadounidense firmó ya el borrador de conclusiones de la cumbre, que acabará el jueves. Incluye una nueva misión de entrenamiento militar en Irak, la creación de brigadas conjuntas de reacción rápida para 2020 y “toma nota” del incremento del gasto militar de los aliados.

En Bruselas, a pesar de tener ya la firma de altos funcionarios estadounidenses, se teme que Trump siga la línea que marcó en sus tuits y convierta la cumbre en una bronca continua. También que esconda los planes que tiene para su reunión del lunes en Helsinki con el presidente ruso Vladimir Putin.

Una de las cosas que más preocupa a los europeos es que Trump mezcle defensa con comercio y lo use como herramienta de chantaje. Trump podría exigir que Europa reduzca de alguna manera su superávit comercial con Estados Unidos amenazando con retirar medios militares a la defensa de Europa.

La diplomacia europea no descarta incluso que Trump se desmarque a última hora –incluso ya de vuelta al ‘Air Force One’- de los acuerdos de esta cumbre como hizo tras la última reunión del G7, en la que terminó insultando al primer ministro canadiense Justin Trudeau.

Los más pesimistas temen incluso escenarios más dramáticos: que Trump reconozca la anexión rusa de la provincia ucraniana de Crimea, que retire a sus tropas de Europa o incluso que amenace con sacar a Estados Unidos de la OTAN, algo que no podría hacer sin el respaldo de dos tercios del Congreso estadounidense pero cuyo mero anuncio rompería la confianza de sus aliados en la Alianza Militar.

Bruselas, especial

Compartir

Notas Relacionadas

INTERNACIONALES
En Amesbury
INTERNACIONALES
YPF: Fallo en contra
INTERNACIONALES
Final feliz

Comentarios