Aborto en el Senado: casi la mitad de los oradores ya expuso en Diputados.

Las exposiciones comienzan el martes que viene. Podrían ser cien los especialistas que se presenten. 

La legalización del aborto llevó algo más de dos meses de debate en Diputados. Hubo 738 expositores que hablaron durante 130 horas. Sus ponencias pudieron seguirse en vivo por Diputados TV. También quedaron registradas, se pueden ver en youtube a toda hora. Tras la aprobación del dictamen en la Cámara Baja, el tema lo tiene el Senado. Se esperaba que los senadores discutieran el dictamen y algún otro proyecto nuevo. Pero lo que resolvieron finalmente es que haya un nuevo desfile de oradores. O no tan nuevo: casi la mayoría de los especialistas ya habló en Diputados.

El listado de oradores por ahora tiene 56 nombres, y fue consensuado entre los tres jefes de comisiones que forman el plenario que trata la Interrupción Voluntaria del Embarazo: Salud (presidida por el oficialista Mariano Fiad, que se opone al aborto legal), Justicia y Asuntos Penales, a cargo de Pedro Guastavino, a favor), y Asuntos Constitucionales (allí está Dalmacio Mera, indeciso).

Pero la lista puede crecer hasta el jueves a la tarde. Senadoras y senadores están llenándola con más especialistas. Podrían llegar a ser cien. La dinámica será muy parecida a la de diputados: dos jornadas semanales de cinco horas cada una. Los y las expositoras hablarán a favor y en contra, de manera intercalada. Las reuniones no se suspenderán por vacaciones de invierno porque el compromiso de firmar el dictamen el 1 de agosto ya está firmado. La votación en el recinto será el 8.

Entre los expositores que ya hablaron a favor y volverán a hacerlo, están: Leonardo Caruana, secretario de Salud de Rosario, el abogado Andrés Gil Domínguez, Mariela Belski, de Aministía Argentina, la psicoanalista Marta Rosemberg, Dora Barrancos, socióloga y una de las directoras del Conicet, el secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Santiago Cantón, la abogada Paola Bergallo, Mabel Biando, al frente de la Fundación para el Estudio y la Investigación de la Mujer, el científico Alberto Kornblihtt, la médica Mariana Romero, del CEDES y el Conicet.

Desde el Senado explicaron que "la idea es que los oradores no repitan lo que dijeron en Diputados sino que argumenten sobre el dictamen", dijeron en el entorno de Mario Fiad, titular de la comisión de Salud del Senado y que está a cargo de la organización de los expositores.

Entre quienes apoyan la legalización del aborto se destaca el grupo que disertará el 24 de julio. Ellos tendrán más minutos -aún no están definidos cuántos- por sus cargos o porque vienen del exterior: el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, el ex ministro de Salud Ginés González García, el ex subsecretario de Salud Uruguay Leonel Briozzo y Patricio Sanhueza, secretario técnico del Comité de Mortalidad Materna y Perinatal de México.

Entre los opositores, se repiten Nicolás Laferiere, del Centro de Bioética de la UCA, el constitucionalista Alberto Bianchi, el abogado Jorge Vanossi, el ex senador Eduardo Menem, Miguel Schiavone, decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Católica Argentina, Jorge Aquino, biólogo, investigador del Laboratorio de Biología del Desarrollo del Hospital Austral).

Hay instituciones que figuran en la lista que ya participaron en el debate de diputados pero aún no se definió quién las representará en el Senado, como la Academia Nacional de Medicina y las asociaciones de abogados. También participará la Academia Nacional de Derecho y la Campaña Nacional por el Aborto Legal Seguro y Gratuito. Figuran organizaciones no gubernamentales del tipo “pro-vida”, y asociaciones de médicos.

¿Tiene sentido que vuelvan a presentarse quienes ya dejaron sus exposiciones grabadas, filmadas y por escrito?

“Da la impresión de que no los escucharon ni los leyeron. O tal vez quieren escucharlos en vivo y en directo, no lo sé -dice a Clarín Daniel Lipovetzky, diputado que estuvo al frente del plenario de la Cámara Baja- Me parece que tiene que ver más con meterse recién ahora con el tema que con tratar de dilatarlo, porque ya firmaron que se tratará el 1 de agosto”.

Lipovetzky no cree que rechacen por completo el dictamen en el Senado porque “el rechazo sería un costo muy alto para ellos y para toda la sociedad”. Y adelanta que si el proyecto vuelve a Diputados con algún cambio si no es profundo seguramente se vote para que sea ley. “Lo que no vamos a aceptar es que se limiten a la despenalización y dejen de lado la legalización”, asegura.

La diferencia entre despenalizar y legalizar es grande: despenalizar es no criminalizar a la mujer (no procesarla ni meterla presa por abortar), mientras que legalizar es tener la posibilidad de realizar la práctica en cualquier centro de salud en forma gratuita y segura. Es lo que pide la Campaña Nacional desde hace años y las mujeres en las calles con sus pañuelos verdes que dicen: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”.

Compartir

Comentarios