Provocó el aplauso de pie al final de cada tema. Y no era para menos. Ariel Ardit desplegó toda su oficio y carisma tras 20 años de carrera subiendo a los escenarios más importantes del mundo.


 "Es un gran estímulo venir a Zárate y cantar ante un público que sabe de tango", aseguró el cantante. Luego elogió el Festival porque se sostiene en el tiempo y porque se trabaja con un profesionalismo.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »